Fiorella Gil Mena

Tener personal comprometido en su empresa hará que tenga mejores resultados. Esto se puede conseguir con las Buenas Prácticas Laborales, ¿de qué se trata?

Alejandra Fonseca, gerente de Aptitus, conversó con Gestion.pe sobre las Buenas Prácticas Laborales y las principales razones, a nivel interno, que crean un mal clima laboral.

Las Buenas Prácticas Laborales son políticas que establece cada empresa dentro de su organización con el fin de apoyar al colaborador. La falta de comunicación, constantes malos entendidos y rumores, entorpecerán esto y afectará la efectividad laboral así como la mejora continua.

El clima laboral puede crearse mediante ambientes de respeto, empatía, construcción de espacios físicos agradables, beneficios para el colaborador como un horario flexible, crecimiento profesional y generándole un balance entre lo profesional y personal. “Que tus colaboradores trabajen hasta tarde, con excesivas horas extras, no significa que ellos están comprometidos con el trabajo. Puede significar un problema.”, acotó.

Fonseca mencionó también que colaboradores comprometidos, pueden mejorar la rentabilidad y productividad de la compañía hasta en un 15%.

“ En Aptitus hicimos un estudio sobre ¿cuál sería el motivo por el que como colaborador dejaría el trabajo? y nos dio como resultado que el 86% se va del trabajo por un clima laboral negativo. Mientras cuidemos las Buenas Prácticas, mejorará (clima labora) y por ende el negocio”, afirmó.

La gerente de Aptitus precisó además que el 14% restante, de la encuesta realizada, renunciaría por temas salariales, ausencia de beneficios académicos y otros.

Entre los principales problemas del clima laboral en las empresas, según el estudio, destaca el liderazgo y la relación con los superiores directos. “Los colaboradores no están dispuestos a recibir una orden no asertiva por parte de sus superiores o encargados. Ellos prefieren renunciar”, remarcó.

Consecuencias de un mal clima laboral
La gerente de Aptitus advirtió que si las empresas no enfocan su atención en los colaboradores y no mejoran el clima laboral así como las Buenas Prácticas Laborales, a la larga, complicará las cosas y se reflejará en las altas tasas de rotación.

“Las altas tasas de rotación afectan directamente al negocio. Según un estudio de Harvard Business Review, si un trabajador renuncia (sea cual sea el motivo), reemplazarlo me puede costar el 21% más del sueldo anual del colaborador que se fue. Esta cifra puede llegar hasta 50% más, dependiendo del talento que renuncie y puesto.”, señaló.

Finalmente, recomendó capacitar, retener y potenciar el talento que se tiene en la empresa para lograr mejores resultados y no renuncias.