Sharing is caring!

Whitney Miñán

Después de las tasas de crecimiento registradas en el último trimestre del 2018 (por encima de 4%), la economía inició este año con debilidad (1.58%) y en febrero continúo caminando a paso lento: se incrementó 2.09%, según informó el INEI.

La cifra oficial resultó ser menor a la mediana de las proyecciones de siete economistas locales y extranjeros consultados por Reuters hace unos días (2.7%).

Recientemente, el ministro de Economía, Carlos Oliva , reconoció que el crecimiento del PBI en el verano no tendrá le mismo ritmo con el que se terminó el año pasado, pero señaló que “no deberíamos asustarnos con los datos que deberían salir en el primer trimestre” porque es un tema estacional (Gestión 15.03.2019).

¿Qué sucedió en febrero? Salvo el sector agropecuario que creció 7.21%, los otros sectores primarios no lograron ubicarse en terreno positivo: la pesca cayó 9.47% y la minería e hidrocarburos retrocedieron 0.65%. Por ejemplo, la minería metálica en febrero registró un retroceso de 5.89%, como consecuencia de la caída principalmente en los volúmenes de producción de plata, hierro, zinc, molibdeno y cobre.

Al respecto, el Ministerio de Economía (MEF) señaló aún con la persistencia de factores de carácter transitorio que afectaron negativamente al normal desenvolvimiento de los sectores primarios, el resultado del segundo mes del año se sostuvo en la “resiliencia de los sectores no primarios, principalmente los asociados al consumo”.

Solo en el primer bimestre del año, la economía se incrementó 1.83%, cifra por debajo a la alcanzada en similar periodo del 2018 (2.83%).

Los sectores no primarios

A pesar de lo mencionado por el MEF, lo cierto es que las actividades no primarias tampoco brillaron en el segundo mes del año. La manufactura se mantuvo en terreno negativo en febrero (-1.28%); mientras el sector fabril primario se contrajo 10.07% (como reflejo del resultado de la pesca), el no primario se desaceleró (1.46%) respecto al mes previo.

En tanto, el sector construcción –que junto a la industria son los principales generadores de empleo– se contrajo 0.23%. Esto se debe a que en febrero la inversión pública se contrajo 29.1%.

Y el sector comercio creció 1.77%, una menor tasa comparada con enero (2.46%), por una menor tasa de las ventas al por menor.

Hacia adelante

El MEF espera que en los próximos meses la actividad económica continuará recuperándose, “luego de la disipación de choques de oferta transitorios”. “Según COES, la producción de electricidad creció 6.3% en marzo, la tasa más alta desde diciembre del 2018. De acuerdo al BCR, las expectativas de la economía a tres meses continúan acelerándose a marzo (60 puntos, el nivel más alto desde noviembre del 2017)”, dice el ministerio en un comunicado.

Sumado a estos indicadores, el MEF prevé la recuperación de la inversión pública en los siguientes meses.

Sin embargo, existen algunos riesgos latentes. Para Francisco Grippa, economista jefe del BBVA Research, que se repliquen en el país conflictos sociales similares a los ocurridos en Las Bambas impactaría negativamente en la economía.