Dos opciones: o los shows de Black Label Society cambiaron mucho desde la última vez que los vimos por acá, o Zakk Wylde no es de tomarse las entrevistas demasiado en serio. “Va a haber mucho baile, muchos cambios de vestuario al estilo Diana Ross, demoliciones y después vamos a bailar un poco más. Eso, y un poco de delineador, rubor, lápiz de labios… esas cosas”, promete para su presentación del 11 de abril en el Teatro Vorterix.

El humor de Wylde contrasta con su imagen de hombre duro del metal, ladero eterno de Ozzy Osbourne. Con un disco a presentar ( Grimmest Hits, 2018) aún más inspirado que de costumbre por la trinidad del riff Iommi-Page-Blackmore, el guitarrista elogia la simpleza, habla sobre los rumores de reunión de Pantera y se enfrenta a los que decretan la muerte del rock.

Compusiste todos los temas de Grimmest Hits en tres semanas. ¿Sos de los que trabajan mejor bajo presión

No creo que sea así, pero siempre que hacés algo -preparar shows, entrenar, lo que sea- trabajás mejor cuando sabés que tenés una fecha de entrega. No te queda otra más que concentrarte y estar listo.

Vos mismo dijiste que el disco no es ningún alejamiento radical de tu estilo de siempre. ¿Cómo puede un riff simple seguir generando tantas emociones?

Es que ponemos mucho baile y muchos cambios de vestuario. Mientras coreografíes bien los shows, la música que rodea a la situación surge. Todo eso nos inspira.

“Tomá estos dos crayones y pintá algo lindo con eso”, dijiste alguna vez en relación a tu música. A la vez sos un virtuoso: tenés muchísimos crayones. ¿Alguna vez te costó controlar tu propia técnica?

Cuando estás bailando, a veces querés ser rápido y a veces querés ser lento. Depende de qué tipo de baile estés haciendo: si estás bailando tap, tenés que ser rápido. Es cuestión de siempre darle a la canción lo que la canción pide.

¿Generation Axe [la gira que hizo el año pasado junto a Steve Vai, Yngwie Malmsteen, Nuno Bettencourt de Extreme y Tosin Abisi de Animals as Leaders] fue un vehículo para dar rienda suelta a la rapidez?

Ojo que cuando hicimos lo de Generation X hubo mucho baile involucrado, eh. La idea fue que aunque hubiera muchas notas involucradas, nos salieran ampollas en los manos pero también en los pies.

Por fuera de la cofradía del riff, ¿a qué guitarristas escuchás?

Me gusta mucho Pat Martino, guitarrista de jazz legendario. John McLoughlin, Al Di Meola, Frank Marino: a todos los amo, no sólo a Tony Iommi y Jimmy Page. Siempre que escuchás músicos buenos no podés no inspirarte.

Tenés que tomar elementos de distintas fuentes para construir un estilo propio.

Sí. Como con el jazz, que toma diferentes cosas de diferentes culturas. Siempre es útil conocer cosas distintas.

Cuesta encontrar bandas de rock en los charts últimamente. ¿Hay alguien a quien culpar por eso?

A los jóvenes no les gusta bailar tanto como antes. Si se pusieran a trabajar disfrutarían más del baile y así la música de guitarra sería más popular. Nunca podés superar el poder de Black Sabbath, Led Zeppelin, los Allman Brothers, Bad Company, Lynyrd Skynyrd, Mahavishnu Orchestra, etc.

¿Los sueños que tenías cuando empezaste en la música siguen siendo posibles, en esta nueva realidad del rock?

Creo que sí. Si entrás a Instagram o las demás redes sociales te encontrás con un montón de guitarristas espectaculares. El rock está vivo y bien, aunque no lo veas tanto como antes. Mientras estaba el disco o el punk, el rock seguía ahí: Led Zeppelin tocaba en estadios. Ahora Metallica y Guns N’ Roses hacen tours de estadios. Creo que el rock n’ roll está bien.

Sos bastante activo en redes sociales. ¿Cómo lidiás con el feedback instantáneo, tanto las críticas como los elogios?

Yo creo que las redes sociales son buenísimas para que las bandas jóvenes le muestren a todo el mundo lo que hacen y ayudan a que puedan convertir la música en su trabajo. Son buenas para eso: para que en algún momento te puedas volver tu propio jefe, porque vos estás en control. Les da libertad.

El año pasado perdimos a tu amigo Vinnie Paul de Pantera. ¿Llegaron alguna vez a considerar una reunión con vos en lugar de Dime?

Hubo discusiones al respecto, pero siempre dije que si los muchachos querían hacerlo yo estaría ahí. Soy amigo de ellos y si alguna vez querían celebrar a Pantera, a Dime y a todo lo que lograron, por supuesto que podían contar conmigo. Me aprendería todas las canciones, todos los riffs de Dime y trataría de tocar lo mejor posible. Pero no hay reemplazo para Dimebag, como no hay reemplazo de Randy Rhoads. Todo sería una celebración nomás.

Dejaste el alcohol en un mundo que suele glorificar los vicios. ¿Lograremos alguna vez separar las ideas de rock y autodestrucción?

Nah. Son como la manteca de maní y la jalea: van muy bien juntas, je. Yo no tomo más pero huelo pegamento y los resultados son los mismos: me despierto al día siguiente con los pantalones en los tobillos y no me acuerdo nada de lo que pasó. Los pibes me dicen que estuve graciosísimo.

Igual, cambiaste de adicción: dejaste el alcohol pero te pusiste a entrenar como un animal. Estás gigante.

Pasa que estoy tomando muchas hormonas femeninas de crecimiento y como muchas salchichas, todo eso ayuda.