La red social Weibo, el equivalente chino a Twitter, anunció la suspensión de más de cincuenta cuentas de “líderes de opinión” del país asiático por publicar “información política dañina”, informó hoy el diario hongkonés South China Morning Post.

Entre los perfiles suspendidos está el de Yu Jianrong, un investigador “liberal” de la Academia China de Ciencias Sociales con más de siete millones de seguidores, que no podrá acceder a su cuenta durante los próximos 90 días.

“Es muy extraño. No sé cuál de mis comentarios violó las regulaciones”, manifestó Yu, quien subrayó que en los últimos dos años se había abstenido de publicar cualquier mensaje político en su cuenta.

Para Weibo, el concepto de “información política dañina” hace referencia no sólo a contenido que viole las leyes o la Constitución del país asiático, sino también a todo aquel que difunda rumores o publique “información adversa” que pueda socavar los “valores de la sociedad”.

“Todos los días publico cosas sobre arte. No pueden encontrar ninguna “información política dañina” en mis entradas, pero depende de ellos”, agregó el experto.

Yu ganó notoriedad en las redes sociales chinas en 2011, cuando las regulaciones eran más laxas, después de publicar una serie de fotografías de niños mendigos para reunirlos con sus padres y de hacer una campaña para la donación de libros en áreas rurales.

Otra de las cuentas “silenciadas” durante otros 90 días es la de Wang Xiaolei, un antiguo periodista de la agencia estatal de noticias Xinhua, quien bajo el alias de “Liushen Leilei” llegó a reunir a medio millón de seguidores.

Pese a no publicar mensajes políticos de manera explícita, muchos interpretaron las entradas de Wang acerca de la dinastía Tang o de las historias de artes marciales de Jing Song -pseudónimo del periodista hongkonés Louis Cha- como una “alusión” indirecta a la actualidad de China.

Estas suspensiones forman parte de una campaña de “limpieza y rectificación de una serie de fenómenos incontrolados” promovida desde el año pasado por la Administración del Ciberespacio de China (CAC), el departamento encargado de la censura en las redes del país asiático.

La CAC anunció en noviembre la suspensión de 9.800 cuentas en redes sociales, tanto de Weibo como de WeChat -el Whatsapp chino-, al considerar que publicaban informaciones que se situaban fuera de los marcos legales establecidos.

De hecho, la propia CAC sancionó a Weibo a principios del año pasado por promover material “inapropiado”, bloqueando de forma temporal algunas herramientas de la red social.

El diario South China Morning Post pertenece al gigante chino de comercio electrónico Alibaba, que a su vez es uno de los principales accionistas de la compañía Sina, propietaria de Weibo.

Agencia EFE