Omar Manrique

Tras empinarse en el último trimestre del 2018, las tasas de interés de los créditos de consumo cambiaron de tendencia y en lo que va del presente año caen considerablemente.

El costo promedio de estos créditos tocó un pico de 44.94% al cierre del año pasado, pero desde entonces bajan continuamente hasta el actual 40.82%, según datos de la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS).

La rápida reducción de cuatro puntos porcentuales en la tasa de interés promedio de los préstamos de consumo responde a varios factores, aunque uno de los más gravitantes es que los bancos perciben un menor riesgo crediticio en las personas, explicaron ejecutivos del  sistema financiero.

En esa línea, la morosidad de este tipo de financiamiento personal retrocedió de 3.7% a 2.93% en el último año, según la Asociación de
Bancos (Asbanc).

El gremio bancario resaltó la expansión del crédito de consumo a un ritmo anual de 13.09% a febrero último. “El financiamiento a las familias continúa acelerando su expansión, impulsado por la mayor confianza del consumidor y las perspectivas positivas de la economía para todo el año, ante el incremento de los ingresos y empleo en el sector formal privado”, añadió.

Bancos como Interbank y BCP comunicaron recientemente su disposición a elevar la participación de los créditos de consumo en sus carteras, oferta adicional que también influye en la baja de las tasas de interés, según ejecutivos bancarios.

En general, el Banco Central de Reserva (BCR) señala en su reporte de inflación que las tasas de interés locales moderaron el incremento observado en el cuarto trimestre del 2018, y se reducen, en promedio, en lo que va del año, en parte por la política monetaria expansiva que ejecuta esa institución.

Agrega que influyó en la evolución de las tasas de interés un cambio en las expectativas de mercado sobre la evolución futura de la tasa referencial del BCR, pues ahora se espera una reversión más gradual del estímulo monetario (tomará más tiempo antes de que dicha tasa suba).

Proyecciones

Y las proyecciones apuntan a que el costo del dinero en el país podría seguir bajando el resto del año a raíz del descenso de tasas de interés en EE.UU., a partir de un cambio de orientación de la Reserva Federal (Fed), que descartó elevar su tasa de política monetaria en el 2019.

Ello se tradujo en una mayor preferencia de los inversionistas internacionales por instrumentos de mayor rendimiento en países emergentes, como los bonos soberanos peruanos en soles a 10 años, cuya tasa cae de 5.64% a 5.22% en lo que va del año.

Tal evolución ha frenado la subida de las tasas de interés de los créditos hipotecarios, que desde fines de marzo más bien tienden a bajar (Gestión 25.03.2019).

El presidente del BCR, Julio Velarde, consideró que si las tasas de los bonos peruanos se mantienen en niveles similares, las empresas podrán conseguir tasas de interés más bajas para financiar sus proyectos a plazos largos, mientras que el costo de los créditos hipotecario puede seguir descendiendo. Los bancos tienen similar proyección.

Habrá mayor impulso a proyectos medianos

Al haber cambiado las perspectivas sobre la tasa de interés de la Fed de EE.UU., pues no se esperan alzas este año, los capitales buscan mercados rentables y con grado de inversión, como Perú, dijo el gerente general adjunto de BBVA Continental, Gonzalo Camargo.

“Lo que deberíamos ver, si eso continúa en los próximos meses, es un mayor impulso a proyectos de inversión medianos y pequeños, sobre todo”, agregó. Julio Malo, gerente general de Banco Pichincha, coincide en que el giro dado por la Fed de EE.UU. ha cambiado la expectativa de movimiento de tasas de interés en Perú.

“En línea con la Fed, el BCR también tendrá un cambio de postura y eso significa que la presión al alza (de tasas de interés) que era evidente al final del año pasado, se va a detener”, dijo.