Karem Barboza Quiroz

Una nueva investigación por supuesto delito de asociación ilícita para delinquir en organización criminal se cierne sobre el ex presidente Alejandro Toledo, por sus vínculos con la presunta mafia liderada por Rodolfo Orellana y su hermana Ludith Orellana.

Según información a la que accedió El Comercio, Toledo Manrique es investigado preliminarmente por el despacho de la fiscalía para casos de lavado de activos a cargo de la doctora Marita Barreto.

Barreto, semanas atrás, presentó la acusación contra los cabecillas del Clan Orellana, solicitando para ellos penas que alcanzan los 35 años.

A lo largo de la investigación, que duró cerca de cuatro años, Barreto fue encontrando presuntos vínculos de diversos altos funcionarios, entre los que figuraban jueces y fiscales superiores, ex congresistas como Heriberto Benítez y el ex presidente Alejandro Toledo.

Declaraciones de los colaboradores eficaces en el caso han indicado a Barreto que Toledo habría ayudado a la protección judicial y fiscal para que los presuntos cabecillas de esta red no sufran consecuencias por los ataques que realizaban a las personas que los denunciaban o interponían querellas contra de la organización.

La acusación que presentó la fiscal Barreto ante el Cuarto Juzgado de Investigación Preparatoria a cargo del juez Víctor Zúñiga, contempla el apoyo político que tuvo la organización criminal y entre ellos, Alejandro Toledo.

El Comercio conversó con la mencionada fiscal, quien sostuvo que la investigación a Toledo es reservada, pero confirmó que se le sigue una pesquisa por presunta “asociación ilícita por coadyuvar a los fines de la organización Orellana”.

Además, tratamos de comunicarnos con la defensa legal de Rodolfo Orellana, pero no fue posible. Su hijo, del mismo nombre, tampoco atendió las llamadas. En una anterior comunicación, informó que su padre estaba asumiendo su propia defensa.

Cabe indicar que otro caso hallado en esta investigación fue derivada en el 2017 a las fiscalías anticorrupción. Sin embargo, según el fiscal que estuvo a cargo de dicho caso, Andrés Montoya, la investigación fue archivada por falta de elementos probatorios.

Roberto Su, defensa legal de Alejandro Toledo, informó a El Comercio que aún no han sido notificados por la fiscalía sobre la nueva investigación a cargo de Barreto.

Aseveró que tampoco es irregular pues, dijo, en fase preliminar solo se está comprobando la veracidad de la información.

“Una investigación preliminar lo que tiene es una serie de acontecimientos que el fiscal los ha valorado y comienza a realizar la investigación, recaba documentos y no necesariamente notifica a los presuntos autores. Entonces, una vez que avance, en ese momento llamará cada uno de los presuntos autores y recién veremos”, dijo.