(Por Nicolás Castillo y Katherine Maza) El ministro de Economía y Finanzas (MEF), Carlos Oliva, aún confía en que la actividad crecerá más que el año pasado. Brinda detalles de lo que se ha avanzado y de los próximos pasos para diversificar la economía.

— ¿Cuáles son los principales hitos en materia económica del presidente Vizcarra?
En el corto plazo, partimos del objetivo de recuperar una tasa de crecimiento adecuada para la economía y pasamos del 2,5% en el 2017 a 4% en el 2018. Pese a la turbulencia política y términos de intercambio negativos, hemos sido capaces de recuperar fácilmente la confianza del empresariado y del consumidor. En segundo lugar, hemos publicado una política de competitividad, que tiene como objetivo desarrollar algunas reformas que nos permitan aumentar el crecimiento del PBI potencial.

BCR: Paralización de Las Bambas podría afectar el crecimiento económico
MEF destina S/136 millones a instituciones públicas para obras de reconstrucción
Las Bambas: “No podemos seguir operando en estas condiciones”

— Sin embargo, factores climáticos, el bloqueo de Las Bambas y la previsión de un menor crecimiento de la economía global afectan el PBI, ¿sigue apostando por el 4% en el 2019?
La proyección oficial que tenemos, hasta ahora, sobre el crecimiento de la economía para este año es de 4,2%. Seguimos confiados en que vamos a crecer más que el año pasado, aun cuando hay estos riesgos como el externo que menciona.

— ¿Cómo afectan la inversión el conflicto social de Las Bambas y el lote 95?
Son temas a los que, definitivamente, tenemos que prestar muchísima atención, y el gobierno está trabajando fuertemente para poder superarlos. Sabemos que es nuestra responsabilidad solucionar estos problemas por más que este gobierno no los haya ocasionado, y en eso estamos trabajando. Estamos promoviendo el diálogo y esperemos tener éxito en una solución que sea beneficiosa para todos.

— ¿Han considerado en sus previsiones que si trasciende el problema de Las Bambas podría perjudicar a la economía?
Las Bambas es un proyecto superimportante. Definitivamente, si este problema se extiende mucho tiempo, más de lo que sucede ahora, podría haber algún tipo de impacto. Nuestra posición es trabajar lo más fuerte posible, en el marco de la ley, para solucionar este problema y evitar el impacto negativo que se podría prever.

— El plan nacional de competitividad, en el ámbito de reforma laboral, tiene muchos rechazos a pesar de que todavía no se han detallado los alcances, ¿van a retroceder con la iniciativa?
No. Nosotros no vamos a retroceder con lo que hemos planteado. La política la vamos a defender, la vamos a sostener, y a las personas que la puedan criticar les podemos explicar, sin ningún problema, qué cosa queremos hacer con la política de competitividad. También, en julio, cuando el plan esté listo, vamos a salir a explicar los alcances.

— Había señalado que la diversificación productiva nos hace más independientes, ¿en qué se ha avanzado en la materia?
Inicialmente, hemos identificado a tres sectores que tienen un gran potencial de crecimiento y que nos van a ayudar con la política de diversificación productiva. Estos son el sector forestal, el acuícola y el de turismo. Estamos revisando, en estas tres actividades, algunas políticas sectoriales que nos permitan potenciarlas, desentrañar algunos cuellos de botella y dar una señal de que deberían ser futuros motores para el crecimiento del país. Calcularía que en las próximas semanas o meses vamos a poder presentarle al país un marco general que ayude a explotar el potencial que tenemos en estas actividades.

— ¿En dichos sectores están considerando exoneraciones?
Eventualmente, podría haber. Es más, se está proponiendo que la actividad forestal y acuícola se incluyan en esta reforma del régimen agrario, que está en el Congreso, porque son sectores que tienen características especiales, como la estacionalidad. En el caso de Essalud, somos conscientes de que podría haber un costo para la seguridad social y por esto la iniciativa propone aumentar el aporte a Essalud. Me parece que del 4%, que es en la actualidad, al 6%. Creemos que vamos en la dirección correcta, porque es un aumento razonable, que va a beneficiar a Essalud y, dada la madurez que tiene el sector agroexportador, los empresarios también pueden asumir ese costo adicional.

— ¿La conversión de la ONP a AFP pública es una iniciativa solo del ministro de Economía o una propuesta del gobierno?
La propuesta tiene mucho sentido, porque soluciona el problema del régimen público, en el que hay personas que aportan y no reciben pensión, porque no llegan a cumplir los requisitos de ley. Se le llama AFP pública, pero en realidad lo que se está haciendo es cambiar el sistema de reparto por uno de cuentas individuales. Esto es algo que estamos analizando, porque la otra cara de la moneda es que tiene un gran costo fiscal.

— ¿Qué tan importante puede ser ese costo?
Estamos hablando de alrededor de S/5.000 millones. No es poca plata y no es algo que se pueda hacer de un día para el otro. Si la solución fuera rápida, mañana hacemos la propuesta y listo, pero no es así. Por eso, nos estamos tomando el tiempo y vamos a hacer una propuesta, de ser el caso, razonable. Pero más allá de eso, estamos trabajando para solucionar toda la problemática de las pensiones.

— ¿Pero usted dejó la expectativa al público de que pronto lo iban a lanzar?
Nosotros tenemos que hacer una política seria. Entiendo que el público quiera que mañana saquemos rápido todo, pero cuando se han hecho las cosas así, han salido mal. Vamos a hacer la propuesta y después esto tiene que ir al Congreso para ser debatido. Esto puede tomar meses, no se sabe cuánto.