El cantante de Mississippi debió bregar por imponer la canción como sencillo, frente a la desconfianza del sello RCA Victor que prefería venderlo como baladista. Compuesta por dos compositores de Nashville, finalmente cuando salió al mercado se convirtió en el primer número uno del “Rey”. (Heartbreak Hotel)

Dos días después de su cumpleaños número 21, un 10 de enero de 1956, el joven Elvis Aaron Presley llegó temprano a los estudios de RCA Victor en Nashville. Le acompañaban sus músicos habituales, el guitarrista Scotty Moore, el contrabajista Bill Black y DJ Fontana en batería.

El joven de Tupelo, Mississippi, estaba entusiasmado. Esa mañana grabarían un tema que ya había cantado en vivo en diciembre del 1955 en el Rob King Club: “Heartbreak Hotel”. “Este será mi primer éxito”, le dijo el cantante al dueño del lugar.

Hasta ese momento el cantante ya había sacado algunos sencillos al alero de Sun Records, como “That’s Allright”, “Mistery Train” -la misma que versionaron Los Tres en su disco Freno de Mano-, o “Blue Moon of Kentucky”, los que le habían dado cierta notoriedad a nivel local, especialmente por sus frenéticas actuaciones en que descollaba con sus movimientos de caderas. Pero aún no conseguía un número uno. Pese a ello en noviembre de 1955 el sello RCA le fichó como joven promesa tras pagar US$40.000 a Sun. Como entonces aún era menor de edad, fue su padre quien debió firmar el contrato.

Pero la nueva casa discográfica rápidamente puso sus condiciones. Necesitaban un éxito, y rápido. Por ello, Presley echó mano a “Heartbreak Hotel”, una canción que ya había cantado en vivo y a la que le tenía mucha fe. No así la gente del sello. Consideraban que sonaba muy similar a sus grabaciones en estilo rockabilly del período Sun, y ellos tenían en mente presentarlo como un sensible baladista romántico. Aunque manifestó sus aprensiones con el tema, finalmente el productor Steve Sholes accedió a grabarlo tras notar la férrea convicción del futuro “Rey”.

El track fue compuesto por el músico de Nashville Thomas Durden, entonces guitarrista en Smiling Jack Herring and his Swing Billies, junto a Mae Boren Axton, una profesora secundaria de la ciudad. Esta última consiguió que un oscuro cantante local llamado Glenn Reeves le mostrara la composición a Elvis, a quien la gustó de inmediato. Su mánager, el Coronel Tom Parker, obligó a los compositores a renunciar a un tercio de sus derechos de autor, a cambio de que sus temas fueran cantados por su pupilo.

Hay muchas teorías acerca de la historia de la letra. Según el libro Untold Gold: The Story Behind Number One Hits de Elvis (2005, Chicago Review Press), se basó en la historia de un hombre que se suicidó lanzándose desde el cuarto de un hotel cuya nota de suicidio decía “camino por una calle solitaria”. Según la revista Rolling Stone, en rigor esa frase apareció en los diarios de un hombre llamado Alvin Krolik, quien murió baleado por el dueño de una licorería que intentó asaltar en 1955.

El sencillo, con “I was the one” como lado B, se lanzó el 27 de enero 1956 y a contrapelo de lo que pensaban los ejecutivos de RCA, el 21 de febrero alcanzó el primer lugar del Billboard Pop Singles Chart, donde se mantuvo por ocho semanas. Por esos días, el ex camionero hacía sus primeras apariciones televisivas a nivel nacional en el show televisivo de los hermanos Dorse y su popularidad comenzaba a expandirse de costa a costa.

El sello quiso aprovechar el momento y presionó por sacar el primer álbum homónimo del artista, el que finalmente salió a la venta en marzo de ese año tras reunir el material de varias sesiones de trabajo y algunas grabaciones no lanzadas anteriormente por Sun. El LP también se empinó al tope de las listas, lo que coronó a Elvis como el “Rey” del rock.

Felipe Retamal N.