Martín Hidalgo Bustamante

La discusión de esta semana en el Congreso estuvo centrada en los gastos por viajes. Seis congresistas ya son investigados en la fiscalía por haber cobrado viáticos por viajes de representación a sus regiones pese a encontrarse fuera del país.

El Comercio corroboró que los gastos por viajes, nacionales e internacionales, en lo que va de este periodo parlamentario ascienden a S/7’586.834. El monto se ha elevado en 25% si lo comparamos con el mismo período de tiempo del Congreso pasado (2011-2013).

En la cartilla de inducción que los legisladores reciben al asumir funciones, se especifican los detalles para los viajes. En el caso de los vuelos internacionales, la autorización depende de la Mesa Directiva y usualmente responden a invitaciones para eventos internacionales.

En cuanto a los viáticos, todo depende de la zona geográfica. Por días, los congresistas pueden gastar desde US$315 en América Central hasta US$540 en Europa. El documento indica que la rendición de cuentas debe ser sustentada mediante comprobantes de pago originales –expedidos en el lugar donde se llevó a cabo el viaje y visados por el comisionado– y una declaración jurada de hasta el 20% del monto.

En lo que va de este período legislativo, solo en viajes internacionales se han desembolsado más de S/1’600.000 por pasajes y viáticos.

Según el portal de transparencia del Congreso, la legisladora Karina Beteta (Fuerza Popular) es la que más gastó en este concepto. Para sus seis viajes se desembolsaron S/91.760. Sus destinos fueron Rusia, Suiza, Israel y Estados Unidos. Este Diario intentó comunicarse con Beteta, pero no respondió a nuestras llamadas.

La segunda congresista en esta lista es Rosa Bartra, también del bloque fujimorista. Para sus cinco viajes se destinaron S/72.452. También intentamos comunicarnos sin éxito con la legisladora. En su despacho, indicaron que se encontraba de licencia por salud.

Tanto Bartra como Beteta integran varias ligas parlamentarias, grupos de trabajos donde los congresistas buscan nexos con las embajadas y suelen conseguir invitaciones a eventos en el exterior. Actualmente, el Congreso cuenta con 66 ligas. Se incluyen países como Azerbaiyán y Arabia Saudí.

A la fecha, el legislador que más ha viajado al exterior es Jorge Castro (no agrupado). De los diez viajes que registra, cuatro tuvieron como destino Francia, otros cuatro fueron a Panamá.

Castro asegura que cuando estuvo en la bancada del Frente Amplio no recibió ninguna presidencia de comisión y, a manera de “premio consuelo”, fue colocado en comisiones como la del seguimiento a OCDE y a la del Parlamento Latinoamericano, gracias a lo cual –asegura– logró viajar.

“En el caso de Chile, otra cosa es la relación bilateral, ahí entra la situación de que yo soy congresista de frontera [Tacna], por lo tanto, también hemos viajado a Santiago”, añade Castro sobre otros viajes.

Precisa que en algunos casos devolvió los viáticos que no gastó. Entre los legisladores que más viajaron figuran Lourdes Alcorta (Fuerza Popular), Víctor Andrés García Belaunde (Acción Popular) y Carlos Tubino (Fuerza Popular). Todos ellos son parte de la Comisión de Relaciones Exteriores.

Los destinos de los congresistas en general son variados. Por ejemplo, Tamar Arimborgo (Fuerza Popular) fue a Lituania en junio del 2018 a la Cumbre Mundial Anual del Foro Global de Mujeres Políticas.

Hernando Cevallos (Frente Amplio) estuvo en Cuba ese mismo mes. En declaraciones a este Diario, Cevallos sostiene que visitó Cuba y Panamá como secretario del Parlamento Latinoamericano en el capítulo de Salud. Además, indica que si bien aprobaron un viaje a El Salvador, no lo concretó. En efecto, en el portal de transparencia del Congreso solo figura el desembolso por el pasaje, no por concepto de viáticos.

En el caso de los viajes de representación al interior del país, los informes presentados por los congresistas son transparentados en el portal web del Congreso. Cuando la visita es al exterior, estos no se muestran.

—Otras áreas—
El especialista en asuntos parlamentarios Alejandro Rospigliosi explica que hay oficinas con personal de partidos políticos que viajan constantemente.

“Estas áreas tienen la fama de ser la que más cuestan, pues viajan constantemente con el argumento de realizar conferencias y capacitaciones”, afirma Rospigliosi. Menciona, por ejemplo, la Oficina de Participación, Proyección y Enlace con el Ciudadano.

Entre los ‘viajeros’ de esta oficina figuran Marco Pacheco, secretario de juventud de Fuerza Popular; y Milton Miranda, creador del grupo pro Keiko Fujimori Factor K en la campaña del 2016. La actual gestión de Daniel Salaverry no les renovó contrato. En tanto, la jefa de esa área, Leny Palma (vicepresidenta del Tribunal Electoral de FP), registra dos viajes a Chile y Costa Rica.

Solo estas oficinas –sin contar con los despachos de los congresistas– gastaron S/830.229 por viajes