Sharing is caring!

Por: Arelí Sullca Roldán

El centro arqueológico “Palacio Oquendo” se encuentra ubicado a la margen izquierda del río Chillón, en la urbanización “Los ángeles”, distrito de Ventanilla, provincia constitucional del Callao, en las laderas del cerro del mismo nombre. Históricamente se encuentra desde el periodo del Intermedio Tardío (900 – 1460 d.c.) y posteriormente Inca entre los años 1470 y 1535 dc. Cuenta con un área aproximadamente de 6000 m. y con un regular estado de conservación.

El valle bajo del Chillón, al cual pertenece tal yacimiento arqueológico, presenta un clima nublado, con extraños rayos de sol espontáneamente soltados durante el año; una fauna compuesta por lagartijas, gallinazos y gaviotas, propios de la costa central. Indudablemente hubieron ocupaciones de otros animales, como cuyes y algunos rumiantes; deducimos esto por el material encontrado en la prospección; una flora con plantas silvestres como son las cactáceas, maizales, calabazas, cañas y pocos arbustos, cabe resaltar que actualmente podemos observar una infinidad de plantas, por el sembrío de las poblaciones actuales.

La estructura está conformada por unas construcciones de adobitos y paredes en bloques con base de rocas, que llegan a una altura máx. de 2.90 m. y un ancho de 80cm. aprox., con un posible tarrajeado y pintado. Esta edificación está constituida por diversos ambientes; un patio principal, donde posiblemente realizaban sus ofrendas o sacrificios; seis habitaciones usadas para la administración y un corral para la domesticación de los animales. Es probable que haya sido utilizado como centro administrativo y posteriormente por los incas para rendirle culto al dios sol por su cercanía al mar.

Algo curioso, que no deja de intimar nuestra atención, fue que la construcción estaba hecha en un lugar estratégico, entre las faldas de los cerros de Oquendo, y esto contribuía que al producir un sonido direccionado hacia el oeste, se producía un sonido reflejo conocido como “eco”; probablemente fue estratégico para realizar algunos sonidos con efectos paralelos para los rituales.

El estado actual del sitio arqueológico, como se precisó anteriormente, es regular, esto es posible gracias a un programa brindado por el estado llamado “A Trabajar Urbano”, que consiste en la limpieza de los sitios arqueológicos; este programa fue estipulado en el gobierno del ex presidente Alejandro Toledo. A esto se le debe sumar la reconstrucción de algunos muros y bases del recinto central, con piedras rocosas y un tarrajeado provisional, también encontrado en el corral.
Es notoria la falta de presencia de una caseta de vigilancia y el muro de registro que debe indicar que es área intangible. La falta de protección, genera que esté abierto a los pobladores, generando así huaqueo.

El sitio arqueológico anima a seguir avanzando nuestros estudios con ahínco y dedicación en el lugar, por lo mismo, se puede realizar una puesta en valor, que con ayuda de la población podremos lograrlo, puesto que, al preguntar a algunos pobladores, estaban dispuestos a brindar toda la ayuda necesaria para contribuir al desarrollo del turismo por aquel lugar.
La mayor parte de los sitios están siendo agredidos por invasores y personas ajenas al lugar.Esto, a largo plazo, concluirá con la destrucción completa del sitio. ¡No nos hagamos participes, ni contribuyamos a este destino fatal!

Bibliografía:
– AGURTO, Santiago.(1984).Lima Prehispánica .Lima. FINAMPRO. 18 pp.


Fuente: http://yachayllacta.blogspot.com/2011/05/palacio-oquendo-mas-alla-de-nuestra.html