Continuando su gira por el norte del país, el ministro de Agricultura y Riego, Gustavo Mostajo, llegó a la región Lambayeque para supervisar los trabajos que efectúa su sector ante la emergencia por la crecida de los ríos.

Mostajo estuvo en el sector las Minas del río Chancay, donde verificó los trabajos de reforzamiento de las defensas ribereñas, a cargo del Programa Subsectorial de Irrigaciones -PSI.

Luego se dirigió a Mayascón, punto crítico del río La Leche, donde también se está trabajando en la limpieza, descolmatación y colocación de roca al volteo para proteger a la población y los campos de cultivo.

El Minagri en la actualidad cuenta con un presupuesto de 19 millones de soles para intervenir en ocho puntos críticos de los ríos de la región: cinco en la provincia de Lambayeque, dos en Chiclayo y uno en Ferreñafe.

Los sectores donde se trabaja son Cruz Verde (río Chotoque), Choloque (río Chiniama), Cascajal (río Cascajal), La Cirila (río La Leche) y Nueva Esperanza (río Olmos), todos en Lambayeque.

A eso se suman Mayascón (río La Leche) en Ferreñafe y Las Minas y La Puntilla (río Chancay) en Chongoyape, Chiclayo.

Previamente a su recorrido, el titular de Agricultura sostuvo una reunión con el gobernador regional Anselmo Lozano y, luego, con los miembros del Centro de Operaciones de Emergencia Regional, convocado por el GORE Lambayeque.

Ahí expuso los trabajos que viene haciendo su sector para atender la emergencia por la crecida de los ríos de la región y se evaluaron nuevas intervenciones.

También informó de los avances en los estudios de las soluciones integrales para los cuatro ríos principales de la región. En el caso de los ríos Olmos y Motupe, el PSI ha entregado la buena pro a inicios de febrero, faltando por licitar los estudios para el río La Leche, cuyo concurso culminará la próxima semana.

Para el río Zaña, que se encuentra en manos del Proyecto Especial Jequetepeque Zaña – Pejeza, ya se recibió las expresiones de interés en la segunda convocatoria a licitación, que culminaría en la primera semana de abril con la entrega de la buena pro.

Los estudios para las soluciones integrales permitirán identificar las obras de defensas ribereñas definitivas, así como contar con los perfiles de proyectos de represas y actividades de forestación en las partes altas de las cuencas, a fin de proteger a la población y las áreas agrícolas de las inundaciones.