Organizaciones de pueblos indígenas aprueban plan de consulta previa de esta norma.

En un acto inédito en la adopción de políticas públicas, organizaciones de pueblos indígenas aprobaron el plan de consulta previa del reglamento de la Ley marco sobre cambio climático, diseñado por el Ministerio del Ambiente (Minam).

“Desde el ministerio estamos firmemente comprometidos con la apertura al diálogo y a la construcción de confianza. Reconocemos el valioso aporte de las tierras y de los pueblos indígenas u originarios para el desarrollo del país”, dijo la viceministra de Desarrollo Estratégico de los Recursos Naturales del Minam, Lucía Ruiz.

Tras relievar que se trata del primer proceso de consulta previa que lleva a cabo el Ministerio del Ambiente, la autoridad sostuvo que este acto también constituye un momento histórico en la construcción de políticas públicas sobre cambio climático y una continuación del trabajo realizado desde abril del 2018.

Al respecto, el director de la Oficina para los Países Andinos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Philippe Vanhuynegem, saludó la iniciativa del Gobierno de respetar el ejercicio del derecho colectivo de consulta previa de los pueblos indígenas u originarios, e iniciar este proceso de consulta previa del citado reglamento de la mano de otros dos ministerios.

Añadió que esta decisión demuestra una nueva forma de hacer gestión pública, respetando los convenios internacionales y conciliando los intereses de la sociedad.

“Un país crece gracias a su gente y este año es muy representativo, pues se celebran 30 años de haber adoptado el Convenio 169, que es el más importante instrumento internacional para garantizar los derechos colectivos de los pueblos indígenas, y 100 años de la OIT, que busca acercar a los actores a consensos mínimos”, aseveró.

El director general de derechos de los pueblos indígenas del Ministerio de Cultura, Gustavo Zambrano, manifestó que es necesario pisar el acelerador y tomar decisiones que reflejen que los pueblos indígenas son parte de la toma de decisiones del aparato del Estado.

“Este proceso constituye una oportunidad para demostrar que es posible dialogar, llegar a acuerdos, consensuar con hombres y mujeres indígenas para promover el desarrollo sostenible”, acotó.