César Romero

Un viento de cambio empezó a soplar en la Fiscalía. Zoraida Ávalos Rivera declaró en emergencia el Ministerio Público y anunció su apoyo total a los fiscales que luchan contra la corrupción en el Perú.

Tal como lo comunicó la noche del lunes, a las 10 de la mañana de este martes, el fiscal supremo Pedro Chávarry presentó su renuncia a la Fiscalía de la Nación, sin reconocer su responsabilidad en la crisis. Continuará como fiscal supremo.

Renuncia

En una extensa carta dirigida a la Junta de Fiscales Supremos, Chávarry se describió como víctima de ataques mediáticos de congresistas, varias ONG y periodistas.

Luego, criticó el allanamiento de las oficinas de sus asesores, que consideró ilegal, así como la sanción que le impuso la Dirección de Ética del Colegio de Abogados de Lima.

Al final dimitió, pero diciendo que lo hacía en defensa de la institución y para evitar que el Ejecutivo controle el Ministerio Público.

La lectura de la carta no generó debate. Los fiscales supremos Pablo Sánchez, Zoraida Ávalos, Tomás Gálvez y Víctor Rodríguez aceptaron la renuncia de inmediato.

A continuación, Pablo Sánchez asumió la presidencia de la Junta y la Fiscalía de la Nación, pero declinó a favor de Zoraida Ávalos. Sánchez explicó a sus colegas que era mejor presentar una nueva imagen al frente de la institución, en busca de recuperar la confianza ciudadana.

Plazo indefinido

Todos dieron su conformidad. Zoraida Ávalos asumió la conducción de la Fiscalía de la Nación como interina. Permanecerá en el cargo hasta que se instale la Junta Nacional de Justicia para evitar cualquier controversia con una elección inmediata.

Aunque en las redes sociales decían que debe convocar elecciones en 60 días, no hay una norma legal que disponga eso. En el pasado, cuando se ha dado una sucesión intempestiva, el fiscal transitorio permanece por el tiempo que lo considera necesario.

El 2008, cuando falleció la fiscal de la Nación, Adelaida Bolívar, el cargo lo ocupó interinamente Gladys Echaiz por 10 meses. Los mismo, en diciembre del 2015, cuando Carlos Ramos Heredia fue suspendido por el desactivado Consejo Nacional de la Magistratura, Pablo Sánchez ocupó el cargo transitoriamente por seis meses.

Es lo mismo que hará la doctora Zoraida Ávalos. Permanecerá en el cargo hasta que la nueva Junta Nacional de Justicia se instale y dé estabilidad a la Junta de Fiscales Supremos.

Oportunidad y cambio

Luego de asumir el cargo, en una breve presentación a la prensa, la doctora Ávalos anunció la declaratoria de emergencia del Ministerio Público y la aplicación de seis medidas inmediatas para superar la crisis.

Uno, apoyo total al Equipo Especial del caso Lava Jato, a las fiscales Rocío Sánchez y Sandra Castro de ‘Los Cuellos Blancos del Puerto’ y a la fiscalía suprema para casos de corrupción de altos funcionarios públicos.

Dos, apoyo logístico para la investigación de los 22,000 CNM audios y se formará un equipo especializado para escuchar todas estas grabaciones y las de ‘Los Cuellos Blancos del Puerto’.

Tres, fortalecer las áreas de prevención en las fiscalías de control interno.

Cuatro, presentará al Congreso un proyecto de ley para modificar la Ley de Carrera Fiscal a fin de ser más drásticos con los fiscales que incurren en actos de corrupción.

Cinco, elaborará un diagnóstico a las fiscalías especializadas en violencia contra la mujer.

Y seis, se presentará un proyecto sustitutorio de la obsoleta Ley Orgánica del Ministerio Público, vigente desde 1981, que permita mejorar la organización y desempeño de la institución.

Ávalos consideró que el proyecto del Ejecutivo para declarar en emergencia fue un propuesta de urgencia, pero que afecta la autonomía del Ministerio Público. Sobre Chávarry declaró que solo el Congreso puede sancionarlos por alguna falta grave.

Una nueva imagen para el cambio

“Decliné asumir la Fiscalía de la Nación por una cuestión institucional. Les expliqué a mis colegas que es buena la alternancia. Es necesario cambiar de imagen, que asuma alguien que no ha sido fiscal de la Nación. Una persona que venga con una visión distinta a la nuestra, pero con el objetivo de servir. Por eso decliné a favor de la doctora Zoraida Ávalos y todos estuvieron de acuerdo”, declaró el extitular del Ministerio Público Pablo Sánchez Velarde.

En tanto, el renunciante fiscal de la Nación, Pedro Gonzalo Chávarry, fue designado como titular de la Fiscalía Suprema Civil. Su situación debe definirla la Junta Nacional de Justicia y, mientras esta no se instale, lo hará el Congreso de la República.