El traslado geográfico de un trabajador deberá responder a motivos razonables, correspondiéndole al empleador asumir los gastos de movilidad, vivienda y alimentación.

Así lo fijó la Corte Suprema mediante la sentencia en Casación Nº 17902-2017-Lambayeque, en la cual agrega que dicha decisión deberá ser comunicada con una razonable antelación.

De este modo, el máximo tribunal analizó el despido de un trabajador que laboraba en la ciudad de Chiclayo y que ante la decisión de su empleador de realizar su traslado geográfico, no se presentó en la ciudad de Lima.

De acuerdo con el expediente, el empleador había dispuesto su traslado geográfico en atención a que un cliente había dado por finalizado el contrato comercial que vinculaba a ambas empresas.

Sobre el particular, la Corte Suprema consideró que el traslado dispuesto no era razonable, pues fue comunicado más de dos meses después de que se conociera la terminación contractual y, además, el empleador solo reintegró un monto dinerario por el traslado, sin hacerse cargo de otros gastos, tales como vivienda y alimentación.

El despido fue considerado fraudulento y se dispuso la reposición del trabajador, según da cuenta el Estudio Miranda & Amado.

Lucro cesante

La Corte Suprema determinó, además, que la indemnización por lucro cesante de un trabajador despedido no puede calcularse en función a su remuneración.

Así, mediante la Casación N° 12854-2016-Moquegua, resolvió la demanda de indemnización de daños y perjuicios planteada por un trabajador que, mediante una acción de amparo, había sido repuesto en su centro laboral y pretendía ahora un resarcimiento económico.

En ella, rechaza el cálculo del lucro cesante efectuado por las instancias previas, y señala que corresponde efectuar una valoración “equitativa” a partir de una suma proporcional a la remuneración del trabajador, sin tomar el total de ella, pues, de hacerlo, sería pretender el pago por labor no realizada, con lo cual el trabajador se enriquecería indebidamente.

Se reconoció, finalmente, el pago de una indemnización, aunque en suma inferior a la calculada en un inicio.

Jornada laboral

Otra decisión importante en la materia fue asumida recientemente por la Autoridad Nacional del Servicio Civil (Servir). Mediante el Informe Técnico Nº 1753-2018-Servir/GPGSC, se determinó que no resulta posible el incremento de la jornada laboral del trabajador CAS, ni siquiera de manera convencional.

Es decir, que si bien la normativa que regula el CAS permite a la entidad realizar modificaciones contractuales, esta facultad no se extiende al incremento unilateral ni convencional de la jornada laboral.