Roma. Un terremoto de magnitud 4,8 en la escala Richter sacudió a las 03.18 hora italiana la provincia de Catania, en la isla de Sicilia, en Italia, y causó 10 heridos leves y algunos derrumbes, informaron los medios de comunicación.

El sismo, que está vinculado con la actividad eruptiva del Etna registrada desde hace dos días, tuvo como epicentro las localidades de Viagrande y Trecastagni y se produjo a una profundidad de un kilómetro, informó el Observatorio del Etna del Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología.

Según el Instituto Nacional de Geofísica y de Vulcanología (INGV), el sismo se produjo en mitad de la noche a solo un kilómetro de profundidad.

Los diez heridos tienen solo pequeñas contusiones debido a la caía de objetos, mientras que varias casas viejas y abandonadas se han derrumbado parcialmente en la localidad de Fleri y Zafferana Etnea.

En Fleri, una familia de cuatro personas, madre, padre y dos hijos menores, vieron como las paredes de su casa de desplomaban, pero salieron ilesos y un anciano de 80 años tuvo que rescatado de entre los escombros.

Desde la medianoche de ayer se han producido otros once temblores en la zona de poca intensidad, el mayor de magnitud 3,3 en la escala Richter.

El jefe de la Protección Civil, Angelo Borrelli, acudirá hoy a Sicilia para observar la situación de los daños tras los temblores provocados por la erupción del Etna.

Mientras tanto, la erupción del volcán siciliano está ligeramente disminuyendo y ya ayer abrió a pleno rendimiento el aeropuerto de Fontanarossa en Catania.

El Etna, con 3.300 metros, es el mayor volcán en actividad en Europa, con frecuentes erupciones, conocidas desde al menos 2.700 años.

Su última fase eruptiva fue en la primavera de 2017 y la última gran erupción en el invierno de 2008/2009.

A finales de marzo, un estudio publicado en la revista Bulletin of Volcanology reveló que el Etna se desliza lentamente hacia el mar Mediterráneo, a un ritmo constante de 14 milímetros por año.

Protección civil reforzó el martes su vigilancia sobre el volcán Estrómboli, que se despertó el martes escupiendo fragmentos de lava y cuya actividad parece estar relacionada con la del Etna, según los expertos.

Fuente: EFE / AFP