El Apra y el fujimorismo son los partidos más asociados a la corrupción por la población peruana, según revela la última encuesta nacional urbano-rural del Instituto de Estudios Peruanos (IEP), realizada para La República este mes. Le siguen el Partido Nacionalista y Peruanos por el Kambio (PPK).

El estudio recogió opiniones del viernes 7 al miércoles 12. Tiene márgenes de error de 2.8 puntos hacia arriba y abajo. Es decir, los resultados para todo el país estarían dentro de estos márgenes de cada cifra.

Entre los partidos que la población nota más implicados con la corrupción, más de tres cuartas partes del país ponen a la cabeza al Apra y Fuerza Popular (84 % y 79 % respectivamente). Luego, al Partido Nacionalista, de Ollanta Humala (71 %), el aún considerado oficialista PPK (60 %), Alianza para el Progreso (52 %) y Solidaridad Nacional (51 %).

Entre diversas autoridades políticas relacionadas a la agenda anticorrupción, Vizcarra sale mejor ubicado. Cerca de tres cuartas partes de la población (72 %) creería que Vizcarra tiene voluntad política para luchar contra la corrupción. Le siguen el premier César Villanueva (46 %); el ministro de Justicia, Vicente Zeballos (44 %); el presidente del Poder Judicial, Víctor Prado (39 %); el contralor Nelson Shack (38 %); y el presidente del Congreso, Daniel Salaverry (35 %). En último lugar, solo un tercio (33 %) ve en el fiscal de la Nación, Pedro Chávarry, tener esta voluntad.

Entre diversos grupos de la sociedad, los congresistas y los políticos son considerados los más corruptos (87 % y 84 %). Luego están los jueces (81 %), fiscales (77 %), funcionarios públicos (75 %) y los policías (74 %).

Entre las instituciones, el Congreso y los partidos políticos son percibidas como las más corruptas (88 % y 86 %).

Más de la mitad de la población (54 %) dice que de ninguna manera votaría por alguien que tenga acusaciones serias de corrupción. No obstante, alrededor de las dos quintas partes del país (41 %) sí votaría por un candidato con imputaciones de corrupción.

Más de la mitad (55 %) también cree que un gobierno demócrata, pero con mano dura, es más capaz para resolver el problema de la corrupción. Una cuarta parte (25 %) dice que más éxito tendría un gobierno demócrata con participación de todos, y menos de una quinta parte (16 %) ve una solución en un régimen autoritario por golpe de Estado.

Solo una quinta parte de la población (21 %) creería que los gobernadores electos promoverán la inversión pública honesta. Al contrario, alrededor de dos tercios (68%) piensa que continuarán los problemas de corrupción.

H4R