La Sociedad Nacional de Industrias (SNI) mostró su preocupación respecto a la iniciativa del Congreso que pretende derogar o cambiar el régimen laboral establecido en la Ley de Promoción de Exportación No Tradicional

“Pese a que este régimen laboral de contratación temporal es 100% formal con mejores resultados y más exitoso en el Perú, el cual tiene como finalidad promover las exportaciones no tradicionales, y cualquier acción contraria atenta contra el empleo formal, y por ende va en sentido contrario al objetivo de formalización de los actuales y nuevos puestos de trabajo”, precisó el presidente de la SNI, Ricardo Márquez.

El líder empresarial explicó de manera detallada que la derogación de este régimen especial, con la estabilidad laboral otorgada por decreto a los trabajadores de más de cinco años de antigüedad, originaría un costo laboral importante que las empresas no estarán en condiciones de afrontar, porque los pedidos de exportación no tradicional no son de la misma naturaleza que en otros sectores que se pretende aplicar.

“Es decir, permanentes y estables, (por lo que) su característica es variable y sin garantía de una demanda segura por la alta competencia en los mercados internacionales”, detalló.

En esa línea, recordó que la Comisión de Trabajo está considerando limitar y derogar este régimen que permite que las empresas industriales de exportación no tradicional puedan celebrar contratos de trabajo temporales mientras dura la vigencia de un pedido de exportación.

La exposición de motivos del proyecto –prosiguió Márquez– pretende cuestionar la validez de los contratos de exportación no tradicional afirmando que esta modalidad de contratación evita que los trabajadores puedan disfrutar de sus derechos laborales como vacaciones, salarios dominicales, feriados, descansos remunerados, así como el derecho a sindicalizarse y/o acceder a negociaciones colectivas.

“Lo cual se encuentra muy alejado de la realidad pues los trabajadores contratados bajo estas modalidades perciben todos y cada uno de los derechos laborales y beneficios reconocidos por ley, sin excepción alguna. Se trata del único sistema de contratación que garantiza el 100% de la formalidad en el cumplimiento de todos los beneficios y obligaciones laborales, no sólo porque la autoridad de trabajo la controla sino porque son los mismos clientes externos de los exportadores, son los que exigen esta formalidad”, subrayó.

En ese contexto –acotó Márquez– que la preocupación está centrado en el impacto negativo en el empleo y en el riesgo para la viabilidad de las empresas, que se generará de prosperar la limitación y/o derogación propuesta, lo cual además ocasionará pérdida de competitividad en nuestras empresas, desincentivo a la contratación de personal formal y por ende la proliferación del empleo informal.