El Perú es uno de los países de la región donde se registran valores extremos en la medición del índice de radiación ultravioleta (UV). Estos niveles se elevan con el inicio de la estación de verano y en febrero se suelen alcanzar los más altos.

Por ejemplo, en algunas regiones del país se puede alcanzar una radiación UV de valor 21 de una escala donde 11 ya es un índice extremadamente alto, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Según los pronósticos actuales del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi), algunas provincias de las regiones de Pasco, Junín, Huancavelica, Cusco y Puno tienen los índices de radiación UV más altos del país.

“Desde el inicio de la estación de la primavera, los niveles de radiación se han incrementado paulatinamente en todo el país, con mayor intensidad en la región andina. En estos días de diciembre, en la ciudad de Lima, los índices UV están entre 7 u 8, que ya son valores altos. En la costa norte (Tumbes, Piura, Lambayeque), están entre 9 y 10. En la costa sur, entre 7 u 8. En cambio, en toda la región andina los valores superan los 9, 10, 12, 13 hasta 15, que es extremadamente alto”, explicó a El Comercio el ingeniero Orlando Ccora, especialista en radiación UV y ozono del Senamhi.

-Factores-Aunque la radiación ultravioleta no está relacionada directamente con la temperatura, sí está determinada por la condición de la capa de
ozono. Los niveles de radiación UV serán más altos en aquellas zonas donde la capa de ozono está más afectada y disminuida.

En el Perú, los altos índices UV se registran sobre todo por dos factores simultáneos: altitud (por encima de los 2.000 m.s.n.m.) y cercanía a la línea ecuatorial. Mientras a más metros sobre el nivel del mar se encuentre una región, mayor será la incidencia de radiación UV.

“Los factores que inciden para que en la región andina la radiación UV sea mucho más alta, es la capa de ozono, que en esta zona tiene menos concentración por el efecto de la altitud”, dijo Ccora.

Además, debido a que el Perú está cerca de la línea ecuatorial, se reciben mayores niveles de radiación ultravioleta porque la radiación solar incide de forma perpendicular.

-Pronósticos-

El ingeniero Ccora agregó que a medida que nos acerquemos al inicio del verano, que será a fines de diciembre, los valores de la radiación UV en la costa peruana oscilarán entre 9 y 12, aproximadamente. “En la sierra, estarán entre 12 hasta 20. En la selva, parecidos a los de la costa”, finalizó.

-Prevención-Lucía Bobbio, jefa del Servicio de Dermatología del Hospital Nacional Dos de Mayo, explicó que como principal factor preventivo la población debe evitar la sobreexposición solar entre las 11 a.m. y las 4 p.m., periodo en que se producen los picos más altos de radiación UV. “Basta con 10 minutos de sol para cubrir los requerimientos diarios necesarios para sintetizar vitamina D, necesaria para estar saludable. Un médico nunca va a recetar un bronceado, por el daño que produce en la piel, al contrario, hay que protegerla”, dijo.

Indicó que los vendedores ambulantes, vigilantes, policías, pescadores, agricultores o trabajadores de construcción civil, entre otros oficios que se desarrollan al aire libre, están más expuestos a los peligros de la radiación UV.

Recordó que es muy importante el uso de protectores solares con filtro 50 FPS desde los primeros años de vida y durante todo el año, para evitar el daño acumulativo que provoca el sol en la piel, desde insolación, quemaduras solares, manchas, queratosis seborreicas (similares a verrugas) y hasta tres tipos de cáncer de piel.

“Se debe utilizar un bloqueador dermatológico, de acuerdo a nuestro tipo de piel. Debe colocarse principalmente en las zonas más expuestas como son: la cara, el cuello, los brazos y el dorso de las manos. La primera aplicación debe ser 30 minutos antes de salir de casa para que se absorba en la piel, y volver a colocar cada dos horas”, señaló.

La acción de los protectores solares debe complementarse con el uso de sombreros de ala ancha, gafas de sol con nivel de filtro 3 o 4, prendas de colores claros, y otros mecanismos de barrera como las sombrillas y los toldos, en el caso de los bañistas o la población que hace actividad al aire libre.

La especialista anotó que el maquillaje que incorpora la protección UV no tiene un factor muy alto, por lo que no se debe obviar el uso del bloqueador. Finalmente, mencionó que la hidratación es otra medida para tener una piel saludable, y lo aconsejable es consumir entre un litro y medio a 2 litros de líquido al día.