Dos restos humanos de unos 3.000 años de antigüedad con adornos de oro, plata y bronce fueron hallados en la zona arqueológica peruana Marcavalle, en el departamento de Cusco, informó hoy la agencia estatal de noticias Andina.

La arqueóloga Luz Monrroy, a cargo de la investigación, detalló que uno de los cuerpos corresponde a un hombre de unos 19 años, “quien sería un personaje importante” de la cultura preinca Marcavalle.

La osamenta se halló flexionada a unos 40 centímetros bajo tierra y rodeada de una estructura de piedras. Además, se encontró una lámina circular de oro, planta y bronce alrededor del cráneo.

“El hallazgo corresponde a la época Formativa, es decir hace unos 1.000 años antes de Cristo, lo que confirma que Marcavalle tiene los primeros enterramientos humanos registrados en el valle de Cusco”, detalló Monrroy.

Cerca del personaje, los arqueólogos registraron el entierro de un camélido sudamericano en forma de ofrenda, en un pozo circular.

El segundo resto, precisó la especialista, corresponde a otro hombre. El cuerpo estaba extendido en posición lateral y tenía cerca una serie de materiales culturales, entre ellos piezas de obsidiana o piedra volcánica.

A los cuerpos se le suman fragmentos de cerámica decorada con incisiones de rostros humanos, instrumentos de huesos, restos carbonizados de productos agrícolas, morteros de piedra y piezas metálicas de uso doméstico.

Los trabajos en Marcavalle, un área de 28.000 metros cuadrados, empezaron en 2013. Hasta ahora solo se ha explorado un tres por ciento de la zona.

Marcavalle forma parte de la zona urbana de la ciudad de Cusco. Sus terrenos son los primeros vestigios de asentamiento humano en esa localidad.


Fuente:Rosmery Cueva Sáenz. DPA International (Spanish); Hamburg [Hamburg]25 Oct 2018.