En cumplimiento de los compromisos asumidos entre el Estado y las refinerías, Refinería La Pampilla de Repsol ha culminado en plazo y presupuesto un proceso inversor de más de US$ 740 millones para la adecuación de sus instalaciones para producir combustibles con bajo contenido de azufre.

La firma informó que además viene ejecutando la construcción de un nuevo terminal monoboya, que será el primero de su tipo en el país y que entrará en operación el 2019 con una inversión total de US$ 109 millones, que incluye también mejoras en los tres terminales multiboya existentes.

Este proceso inversor en las unidades de desulfuración de diésel y gasolinas se ha llevado a cabo -agregó- aplicando los más altos estándares en seguridad y gestión ambiental, lográndose realizarlas sin accidentes con pérdida de días de trabajo. Para su ejecución se han requerido cerca de 11 millones de horas hombre, con la participación de más de 2,500 personas.

Junta de Accionistas

La Refinería La Pampilla también informó que ha convocado a una Junta General de Accionistas, la misma que tendrá lugar el miércoles 05 de diciembre, en primera convocatoria, y el martes 11 de diciembre de 2018, en segunda convocatoria. La misma tiene como fin someter a su aprobación un aumento de capital por S/ 669´800,000.

“Para el asesoramiento en el proceso, lo cual incluye, entre otros, la administración del proceso de suscripción de acciones y la recomendación del rango de valores para la definición del valor de colocación de la acción, se ha contado con la participación de diversas entidades de reconocido prestigio e independencia”, explicó.

De acuerdo a Ley, todos los accionistas tienen el derecho de suscribir, en proporción a su participación, las acciones que se emitan, siendo el objetivo de la compañía promover su intervención en el proceso de lograr la mayor suscripción posible con la finalidad de mantener la participación de los accionistas en el capital social, de acuerdo con los principios contenidos en el Código de Buen Gobierno Corporativo.