El Índice Global de Pensiones de Melbourne de Mercer 2018 incluyó al Perú por primera vez en su medición de sistemas de pensiones a nivel global. Según el estudio, nuestro país ocupó el puesto 16 de un total de 34 países en e al obtener un puntaje de 62,4, por encima de países de la región como Brasil, Argentina y México.

La Calificación C+ otorgada al Perú entre siete calificaciones (de la A a la E) obedece a un sistema con algunas características positivas, pero advierte de importantes riesgos y/o deficiencias que existen en el mismo y que requieren de atención. Esto, debido a que en el largo plazo se puede poner en duda la eficacia y/o sostenibilidad de las pensiones.

Para David Cuervo, director de Wealth, Mercer Andica, la posición del Perú en el índice no debe distraer la baja calificación que obtuvo, que lo ubica dentro de los países que requiere hacer mejoras para cumplir con los objetivos de cualquier sistema pensional.

“La crisis de los sistemas pensionales de la región no puede ser excusa para postergar una discusión de alto nivel técnico necesaria para el futuro de todos los peruanos, y que debe materializarse en una reforma pensional que fomente un correcto balance entre el beneficio otorgado y la sostenibilidad del sistema”, afirmó.

El Índice Global de Pensiones de Melbourne es la comparación más completa a nivel mundial de sistemas de pensiones globales. Este año destacan en la región Chile (con 69,3 puntos), Colombia (con 62.6 puntos), Brasil (con 56.5 puntos), México (con 45,3 puntos), y finalmente Argentina (con 39.2 puntos).

OTRAS MEDICIONES
En el subíndice de sostenibilidad en el informe el Perú obtuvo un puntaje de 54,2, ubicándose en la mitad de la tabla de todos los países evaluados.

Respecto a los otros dos subíndices, en el de integridad nos ubicamos en la parte baja de la tabla, con un puntaje de 65,1, superando a países como Corea, India y China que no representan un buen estándar de integridad y protección al afiliado de pensiones.

Finalmente, en el subíndice de adecuación el Perú recibe un puntaje de 62,4, lo cual plantea la necesidad de corregir aspectos como el nivel de beneficio otorgado por el sistema.

“El mayor error que puede cometerse es intentar copiar modelos pensionales de países con condiciones diametralmente opuestas a las que existen en el Perú. Tal como lo explica el índice, ningún sistema pensional es mejor que otro, pero si existen parámetros comunes en aquellos países en donde el sistema es sostenible, otorgando un adecuado nivel de beneficio”, destacó Cuervo.

Según el especialista, es urgente revisar no solo la tasa de contribución al sistema, sino también otros aspectos, como la forma en que los recursos son invertidos, el fomento del ahorro previsional voluntario y la creación de incentivos apropiados.

VEJEZ EN AUMENTO
Las poblaciones envejecidas continúan siendo un desafío para los gobiernos de todo el mundo, ya que los responsables de la formulación de políticas luchan por equilibrar los objetivos de brindar seguridad financiera a sus jubilados, lo que debe ser adecuado para el individuo y sostenible para la economía.

El índice muestra que Holanda y Dinamarca (con puntajes de 80.3 y 80.2 respectivamente) ofrecen sistemas de ingresos de jubilación de clase mundial de grado A con buenos beneficios, lo que demuestra claramente su preparación para el envejecimiento del mundo.