Laura Tarrillo

Para el Banco Central de Reserva del Perú (BCRP), es urgente la adopción de reformas a fin de estimular el crecimiento potencial de la economía peruana. Esto debido a que, en los últimos años, se ha ido diluyendo gradualmente por la excesiva regulación de la economía del país.

Para la entidad, las reformas estructurales han contribuido significativamente al crecimiento potencial en los 90 y el 2000, al permitir que el alza en el precio de los commodities impacte de manera significativa en el PBI potencial hasta el inicio de la década del 2010.

Sin embargo, este crecimiento ha ido disminuyendo. Prueba de ello es el retroceso de 11 posiciones en los últimos 11 años en el ranking del Reporte de Competitividad Global del Foro Económico Mundial.

Ante tal escenario, el BCRP lanzó recomendaciones en su último Reporte de Inflación para avanzar en diversas aristas: la calidad de la educación, en infraestructura, en las instituciones, así como en la eficiencia del mercado de trabajo.

Recomendaciones

Un primer punto que recomienda el BCRP es el fomento del empleo formal. Para alcanzarlo, sugiere una mayor flexibilidad en el mercado laboral.

Según el ente monetario, Perú se encuentra en el puesto 129 de 137 países con mayores dificultades para contratar y despedir personal. Ante esto, se prevé reformas orientadas a reducir la rigidez en la contratación.

Por otro lado, se aconsejó la promoción de la calidad en educación. Por ejemplo, mejorar la oferta de carreras técnicas de calidad.

Respecto a las instituciones, el BCRP recomienda fortalecerlas y elevar la calidad regulatoria. El objetivo sería profundizar en la reforma iniciada con el Sistema Único de Trámites (SUT) y que pretende la estandarización de los Textos Únicos de Procedimientos Administrativos (TUPA) en las entidades públicas.

En el listado también se pone énfasis en desregular y simplificar procesos, para evitar que la gran cantidad de regulaciones termine desincentivando y complicando a la inversión privada.

Otro punto necesario de implementar es la reforma al sistema de justicia. “Para que sea transparente y no ahuyente a quienes busquen invertir”, se lee en el Reporte de Inflación.

Cerrar las brechas de infraestructura, reformar la Ley de Contrataciones y Adquisiciones del Estado, la reducción de los costos logísticos y promover la digitalización en los procesos del Estado también son factores que permitirán ampliar el alcance de los servicios públicos a costos más bajos y de mayor calidad, lo cual también beneficiaría al sector privado.

Importan los plazos

Para el economista Javier Zúñiga, las recomendaciones que brindó el BCRP son importantes, aunque se debe señalar que no todas podrán acatarse a corto plazo, y puso como ejemplo el caso de la informalidad laboral. Explicó que es necesario un trabajo en conjunto del Ministerio de Economía y la Sunat. Zúñiga recordó que hace unos años muchos locales no entregaban boletas, hasta que estos fueron cerrados.

Respecto a la educación, expresó que se podrían aplicar con miras a mediano o largo plazo. “La regularización de las instituciones y mejoras de procedimientos sí podría aplicarse a corto plazo, como en el caso de Indecopi, en el que se podrían mejorar los procesos administrativos. En cuanto al déficit en infraestructura, este va de la mano con el tema de inversión y con la recomendación de tener un Poder Judicial bien administrado y eficiente, para que aquel que quiera ingresar al Perú con una obra de infraestructura no encuentre barreras”, declaró Zúñiga a La República.

Datos

– El Perú se ubica en el puesto 72 de 137 países en el Reporte de Competitividad Global 2017-2018. En el año 2012, el Perú ocupó el puesto 61 en el mismo estudio.

– El Perú se encuentra en el puesto 129 de 137 países, como uno de los que tiene mayores dificultades para contratar y despedir trabajadores.

Proyección en inversión privada

– El BCRP informó que en el caso de inversión privada, las expectativas de los empresarios sobre la situación de sus negocios, a 3 y 12 meses, han alcanzado 70 y 71 puntos, respectivamente. A nivel de sectores, se estima que más del 60% de la inversión privada anunciada se concentraría en los sectores de minería e infraestructura.

– En el periodo 2018-2019 culminarían importantes proyectos mineros, sus ampliaciones y empezaría la construcción de nuevos. En esta línea, se prevé que este 2018 crezca en 5,5% la tasa de inversión privada, mientras que los principales anuncios de proyectos de inversión privada llegan a US$ 18 mil millones. Sobre el sector infraestructura, el proyecto que daría mayor dinamismo sería la ampliación del Aeropuerto Internacional Jorge Chávez y se espera que el inicio de obras se dé el 2019.

BCRP requiere reformas para mejorar el PBI