Nada menos que Juan de Arona en su “Diccionario de peruanismos” de 1884 (pp. 281-282) afirma que “La humita es tan gustosa que el general Pezuela, hijo de uno de nuestros últimos virreyes y trasladado de su natal ciudad a la península a la edad de siete años, decía en Madrid a una de nuestras compatriotas: Cuando esté usted en Lima y coma humitas, acuérdese de mí”.

Indica además que viene “Del quechua huminta, pasta dulce hecha de harina de maíz aderezada con pasas, y que se suele vender… envuelta en panca, o sea en hoja seca de maíz”.

Por su parte, Ricardo Palma recuerda que en la antigua Lima “A las dos de la tarde… el humitero…” y otros vendedores de comida, “atronaban con sus pregones” (“Tradiciones peruanas”, Espasa-Calpe, 1983, t. 1, p. 368). Y agrega que la humita es una “Especie de tamal o bollo dulce hecho de maíz” (“Neologismos y americanismos”, Lima, Imprenta y librería de Carlos Prince, 1896, p. 35).

El Dr. Alberto Tauro del Pino en su “Enciclopedia ilustrada del Perú” (Lima, Peisa, Empresa Editora “El Comercio” S.A., 2001, t. 8, p. 1256) precisa que la humita se hace de “choclo rallado o harina de maíz blanco” y que “Se cuece con un aderezo de manteca, cebolla, ajo, ají, sal, pimienta…; se echa sobre pancas u hojas de choclo, agregándole trozos de huevos duros y de carne de cerdo ya cocida, aceitunas, maní tostado y pasas”. Por último “doblando las pancas se forman envoltorios que se atan y se ponen a cocer en agua con sal hasta que la masa endurezca”. También se hace humitas dulces “con azúcar y canela… pasas y manjar blanco”.

Disfrutemos pues de las antiquísimas y exquisitas humitas, saladas o dulces, que tanto añoraba el hijo del Virrey.


LEAVE A REPLY