El juez del Primer Juzgado de Investigación Preparatoria en asuntos de Corrupción y Crimen Organizado, Cerapio Roque Huamancondor, explicó a través de un comunicado por qué autorizó el levantamiento del secreto de las comunicaciones de jueces e integrantes del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM). Además, dijo que las peticiones de interceptación a su despacho eran únicamente sobre números telefónicos involucrados en actos delictivos. No se conocían nombres ni cargos, las solicitudes se hacían a través de un sobrenombre o siglas.

“No se conocía los nombres ni los cargos de los titulares de las líneas telefónicas involucradas en presuntos actos delíctivos y entiendo que la fiscal del caso, una vez tomado conocimiento de los mismos (ya que es la autoridad competente para el acopio de la información solicitada), cumplió con elevar el caso al órgano competente para los fines de inicio del proceso especial respectivo. Siendo por lo tanto lícitas las medidas dictadas”, explicó el juez.

El inicio de las pesquisas

El magistrado explicó que las interceptaciones se dieron en el marco de una investigación que se le realizaba a la Organización Criminal “Las Castañuelas de Richi Port”, dedicada al tráfico ilícito de drogas, extorsión, sicariato, entre otros delitos. Por esta razón, la Fiscalía solicitó al juez que se realicen la interceptación de audios que vinculan a brazos de la organización criminal con miembros del sistema judicial.

Como consecuencia, de este “los pedidos de ampliación de números y plazos en razón a hechos presuntamente delictivos que iban surgiendo como consecuencia de las interceptaciones llevadas a cabo” se aprobaron y fueron debidamente sustentadas en resoluciones.


LEAVE A REPLY