La terramoza que fue violada por dos compañeros de trabajo al interior de un bus de la empresa de transporte Palomino exigió justicia y que las autoridades les apliquen las máximas sanciones a Daniel Pérez Fierro y Marcelino Palacios.

“Quiero que se haga justicia, quiero que ellos paguen por lo que han hecho y que otras mujeres no pasen lo que yo pasé”, señaló la víctima a Canal N.

La mujer, quien se dedica a repartir snacks a los pasajeros, contó que los tres bebieron licor en el trayecto, pero que jamás imaginó que la doparían para violarla.

Indicó que tiene tres meses trabajando en la mencionada empresa de transporte interprovincial y que ya había viajado en una oportunidad con dichos sujetos y que aquella vez todo se desarrolló de manera normal y sin problemas.

Ella confirmó que los policías de la comisaría de Apolo la atendieron rápidamente y que capturaron a los dos violadores. Sin embargo, cuando ya iba a culminar su declaración, los fiscales le informaron que el caso es competencia de las autoridades de Nasca, ya que allí ocurrieron los hechos.

Además, recordó que sí había pasado por todas las pruebas periciales, como el examen del médico legista, y que los policías contaban con las confesiones de los detenidos.


LEAVE A REPLY