Fernando Alayo Orbegozo

Días atrás, el Grupo de Lima –que congrega a 14 gobiernos del continente, incluido el peruano– informó que cerca de 1,6 millones de venezolanos habían cruzado su frontera en el último año, según cifras de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).

Esas mismas estadísticas colocaban al Perú como el segundo país de Latinoamérica con la mayor presencia de venezolanos, solo después de Colombia, que ya tenía más de 800 mil migrantes.

—El escenario peruano—

La Superintendencia Nacional de Migraciones informó a El Comercio que, a la fecha, hay un total de 298.559 ciudadanos de Venezuela en el territorio nacional. Solo entre enero y mayo de este año, la cifra se ha triplicadoDe ese total, el 84% (253.317) se encuentra en condición de turista, por lo que tiene 183 días para quedarse en el Perú. El 16% restante (45.242) ya ha obtenido el permiso temporal de permanencia (PTP), un documento que regulariza su situación migratoria durante un año, y les permite trabajar, estudiar y acceder a servicios de salud públicos.

Según Migraciones, el 85% de estos PTP se emitió en Lima. En menor proporción, en Trujillo (4,1%), Arequipa (3,3%), Chimbote (2,7%), y las otras 14 jefaturas descentralizadas (5%). La entidad explicó que nuestra capital tiene la mayor cantidad de PTP emitidos debido a que un requisito clave para su trámite es la presentación de la ficha Interpol, que esta entidad policial solo entrega en sedes limeñas.

Eduardo Sevilla, superintendente de Migraciones, dijo recientemente que el Perú “es un país de destino, pero también de tránsito” para la migración venezolana en el continente. “Desde inicios de mayo, se pudo ver que la entrada de venezolanos por la frontera de Tumbes alcanzó los tres mil ingresos diarios”, agregó. Del mismo modo, se calculó que entre enero y mayo de este año, salieron 59 mil venezolanos rumbo a los países del sur. En su mayoría, hacia Chile o Argentina.

—¿Visas o cuotas?—

El lunes último, el canciller Néstor Popolizio se presentó ante la Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso. Allí mencionó algunas de las medidas que podría considerar el Gobierno Peruano frente a la creciente llegada de venezolanos.“Hay acciones que hemos visto de otros países. En el caso colombiano, ellos han puesto una serie de restricciones [como la suspensión de la tarjeta de movilidad fronteriza, que permitía el acceso a las zonas de frontera] porque ya tienen entre 800 mil y un millón de venezolanos. Otras naciones han implementado visas. Creemos que el aspecto de solidaridad del Perú, como país de acogida, debería continuar”, dijo.

No obstante, a su salida del Congreso, Popolizio agregó que podrían establecerse “cuotas” de migrantes a partir de un consenso regional (en junio, se celebrará en Lima una reunión de las autoridades migratorias de Latinoamérica donde se evaluaría el tema). Consultado sobre la posibilidad de implementar visas para los venezolanos que quieran viajar al Perú, contestó: “Aún no lo hemos decidido. Puede ser una de las alternativas”.

Para el experto en temas migratorios Carlos Aramburú, establecer visas o cuotas no sería efectivo. “Creo que en vez de dirigir esfuerzos hacia aquellos migrantes que aún no llegan al país, deberían mirar a los venezolanos que ya están aquí. La cifra de migrantes se ha triplicado en cinco meses, y solo 45 mil tienen permiso para trabajar. El resto, si no sale del país, labora en condiciones informales. Esa debe ser la prioridad del Estado hoy”, dijo.

Este Diario solicitó a la cancillería que brindara mayores alcances sobre la posibilidad de implementar cuotas o visas para los venezolanos, pero no obtuvo respuesta.


LEAVE A REPLY