Corea del Norte ha anunciado este sábado que está tomando “medidas técnicas” para desmantelar su centro de pruebas nucleares y detalló el procedimiento a seguir para llevar a cabo el proceso, que tiene previsto emprender entre los días 23 y 25 de mayo, según ha indicado la agencia estatal KCNA. Este incluirá derrumbar los túneles con una explosión, bloquear “por completo” las entradas y eliminar todas las instalaciones de observación, centros de investigación y estructuras de unidades de guardia en el terreno.

“Está prevista una ceremonia para desmantelar la instalación de ensayos nucleares entre el 23 y el 25 de mayo, en función de las condiciones meteorológicas”, ha informado la agencia, citando un comunicado del Ministerio norcoreano de Asuntos Exteriores. El régimen norcoreano está “adoptando medidas técnicas para desmantelar el terreno de pruebas nucleares septentrional de la RPDC (República Popular Democrática de Corea, nombre oficial del Norte) para garantizar la transparencia de la interrupción de pruebas”, ha añadido.

El anuncio llega después de que el presidente de EE UU, Donald Trump, informara esta semana que se reunirá con el Kim Jong-un en Singapur en 12 de junio. Será la primera vez que un presidente estadounidense se encuentra con un líder norcoreano.

También llega después de la cumbre histórica de abril entre las dos Coreas. Entonces se anunció el cierre en mayo —sin dar fechas precisas— de las únicas instalaciones de ensayos nucleares conocidas en Corea del Norte, las de Punggye-ri, cerca de la frontera con China, ante periodistas y expertos internacionales que serán invitados a asistir al proceso.

Estas instalaciones subterráneas fueron el lugar donde el régimen de Pyongyang llevó a cabo seis ensayos nucleares, el último en septiembre pasado. La zona, rodeada de altas montañas, está dentro de una montaña granítica de 2.000 metros de altura en Hamqyong del Norte, una provincia del noreste del país. Su existencia fue revelada en octubre 2006 con el primer ensayo nuclear norcoreano, cuando dirigía el país Kim Jong Il, el padre del líder actual. Desde entonces está vigilada por satélites.

Algunos expertos creen que se trata de una concesión para dar buena imagen y que en realidad la zona ya no puede albergar nuevos ensayos nucleares porque está muy degradada. Según sismólogos chinos citados en abril por la universidad de ciencia y tecnología de China, el último ensayo provocó el derrumbe de rocas dentro de la montaña.


LEAVE A REPLY