El arroz chaufa, a diferencia del arroz chaufán que conocemos en Chile, es un plato muy popular de Perú que nació de la mano de la inmigración china al país vecino a mediados del siglo XIX.

Estos inmigrantes chinos provenían mayoritariamente de las provincias de Macao y Cantón, desde donde fueron traídos para trabajar en labores agrícolas luego de que la abolición de la esclavitud en Perú, bajara considerablemente la cantidad de mano de obra.

Los culíes, como fueron denominados los ciudadanos chinos que fueron trasladados a Perú, viajaban durante 120 días por el océano Pacífico luego de firmar un abusivo contrato en su país de origen agobiados por problemas financieros. Este contrato los condenaba a ocho años de trabajo en condiciones de semi esclavitud en labores en haciendas, en las islas guaneras, o de servidumbre.

El estado peruano promovió la contratación de mano de obra china por parte de los hacendados, por lo que fueron internados cerca de 100 mil trabajadores entre 1849 y 1880. Actualmente, se calcula que cerca de un 2% de la población de Perú tiene ascendencia china.

Las deplorables condiciones en que vivían los culíes provocó que muchos de ellos murieran por las agotadoras faenas que realizaban. Sin embargo, quienes sobrevivieron se establecieron con pequeños negocios de comida y se mezclaron con la población local, donde se originó la comida chifa, fusión entre la comida china y la criolla.

Es en estos negocios donde nació el arroz chaufa, palabra proveniente de “chaufan” que en chino significa “arroz frito”. Se dice que al final de la jornada laboral, los cocineros chinos juntaban el arroz que había sobrado con otros restos de comida del día, en una mezcolanza que más tarde sería llamada “arroz chaufa”.

Este plato consiste en arroz blanco cocido, que luego se fríe en un wok a fuego alto junto a otros ingredientes como trocitos de tortilla de huevo, cebollín, ajo, jengibre, salsa de soya, y carne picada de pollo, cerdo o vacuno.

Una de las mejores características de esta receta, es que se puede jugar con sus ingredientes agregando otras verduras como dientes de dragón, pimentón, o cebolla, además de poder utilizarla tanto como plato de fondo, como de acompañamiento.

Con el tiempo, el arroz chaufa se transformó en uno de los platos más populares de la cocina chifa y también de Perú, por su versatilidad, su exquisito sabor oriental y por la remota casualidad de haberse creado en tierras tan lejanas de su procedencia.

Si quieres hacer esta preparación, debes tener en cuenta un dato importante. Para lograr el sabor característico de la tradición chifa, el arroz chaufa debe ser cocinado el día anterior sin aliños ni sal.

Sólo falta que te atrevas a preparar esta tradicional receta y puedas disfrutar de lo mejor de la cocina peruana.