El parlamentario de Fuerza Popular, Edwin Vergara, reconoció haber formado una empresa de pinturas en 2014 junto al presunto cabecilla de una organización de narcotraficantes, que el último jueves fue arrestado con 800 kilos de cocaína en un almacén de San Juan de Lurigancho.

Se trata de Diego José Sánchez Ospina, un ciudadano colombiano a quien Vergara dijo conocer y haber entablado una amistad. De acuerdo a información de América Noticias, ambos conformaron la empresa de pinturas Golden Colors, cuya ficha de constitución demuestra que ambos aportaron el 50% de las acciones respectivamente.

“Él fue mi amigo, lo conocí y tanto es así que hicimos esta compañía. En 2014, él propuso hacer un emprendimiento de una fábrica de pinturas, pero en 2016 antes de ser congresista vendí mis acciones y se terminó mi relación comercial con él”, dijo el legislador.

Narcotraficantes e investigación

Ospina lideró en Lima una organización criminal que tenía como fin el traslado de la droga desde el Vraem a la capital y después a Europa. Según el informe, la Policía les siguió durante 8 meses y tras su captura descubrieron que según su reporte migratorio había salido del país en 2016, pese a que controlaba de cerca las operaciones de su organización.

Junto a Ospina fue capturado Luis Fernando Castaño Lema, quien es hermano de un narcotraficante en Colombia, que está ligado al cartel del Norte del Valle y que tiene vínculos con otros carteles como el de Juárez y los Zetas. Además del tráfico de drogas, esa organización es acusada de secuestros, tráfico de armas y asesinato.

Deslinde

Vergara dijo saber que Ospina llevó a Castaño a Golden Color para que trabaje; sin embargo, descartó cualquier vinculación debido a que actualmente ya no está vinculado a la empresa. Agregó que tuvo conocimiento de que el narcotraficante estuvo en Lima y que le contactó y quedaron en reunirse.

Sin embargo, el parlamentario del partido naranja deslindó de cualquier vinculación con las actividades ilícitas de Ospina y dijo que deberá responsabilizarse por sus actos. “Yo no voy a negar que en algún momento fue mi amigo, pero hoy que me entero que es un narcotraficante ya no es mi amigo. Si este señor tuvo doble vida tiene que irse a la cárcel 50 años”.


LEAVE A REPLY