La muerte hoy del gendarme que se intercambió por los rehenes retenidos ayer por un presunto miembro del Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) en un supermercado en la ciudad francesa de Trèbes, eleva a cuatro el número de víctimas mortales.

“Francia jamás olvidará su bravura, su heroísmo, su sacrificio”, señaló el ministro del Interior, Gerard Colomb, quien precisó que el teniente coronel de la Gendarmería Arnaud Beltrame, de 44 años, murió a causa de sus heridas.

Poco después fue el presidente francés, Emmanuel Macron, el que hizo hincapié en que Beltrame “salvó la vida de un rehén civil” con “un valor y una abnegación excepcionales” que “merecen respeto y admiración de toda la nación”, en un comunicado publicado por el Elíseo.

Con este oficial son cuatro las personas asesinadas por el hombre que este viernes aseguró actuar en nombre de ISIS al protagonizar una toma de rehenes en un supermercado de Trèbes (sur) que concluyó con la intervención de las fuerzas del orden, que lo abatieron. También dejó una quincena de heridos.

El atentado

Redouane Lakdim, de 25 años y nacido en Marruecos, había comenzado a media mañana en la ciudad de Carcasona, a menos de una decena de kilómetros, un periplo mortal que acabó tres horas y media más tarde en el supermercado.

Primero disparó contra los dos ocupantes de un coche, alcanzó mortalmente a uno y dejó malherido al segundo. Luego atacó a un grupo de policías que volvían a su cuartel de una carrera matutina y uno de ellos recibió un balazo que le perforó el pulmón.

Después se trasladó al Super U de Trèbes, donde nada más entrar mató a un empleado y a un cliente antes de hacerse fuerte tomando a una mujer como rehén.

El teniente coronel Beltrame se ofreció a cambiarse por la mujer y aprovechó para dejar en línea su teléfono móvil, de forma que sus colegas desplegados en el exterior pudieron escuchar lo que ocurría en el interior.

Precisamente, cuando oyeron que Lakdim disparaba contra el gendarme que retenía, lanzaron el asalto en el que el terrorista fue abatido.
El atacante

Beltrame, que estaba casado y no tenía hijos, había comenzado su carrera como militar, salió de la academia de oficiales de la Gendarmería en 2001 con el grado de mayor, dos años más tarde integró su grupo de intervención (GIGN) y después de varios destinos (incluido uno en el Palacio del Elíseo, residencia del presidente de la República), había llegado a Carcasona en agosto de 2017.

El de ayer fue el primer atentado de índole yihadista que vive Francia desde el asesinato por un terrorista armado con un cuchillo de dos jóvenes en la estación de trenes de Marsella, el 1 de octubre de 2017, y el decimotercero con víctimas mortales desde el cometido contra el semanario satírico Charlie Hebdo, el 7 de enero de 2015. En todos ellos, 202 personas han perdido la vida, lo que sitúa a Francia como uno de los principales blancos de ISIS. (EFE)


LEAVE A REPLY