El Perú es una de las economías más inclusivas de América Latina, de acuerdo con el Índice de Desarrollo Integrador (IDI) 2018 del Foro Económico Mundial, que se reúne en la ciudad brasileña de Sao Paulo.

El informe también consideró a Panamá, Uruguay, Chile y Costa Rica.

Asimismo, indicó que la desigualdad de ingresos ha disminuido en 14 de los 16 países incluidos en el índice de este año. Sin embargo, en la región se encuentran 11 de las 25 economías en desarrollo con niveles más altos de desigualdad de los ingresos.

Precisa, además, que se registran altos niveles de desigualdad social y junto a la elevada deuda pública amenazan a las futuras generaciones en América Latina, consideró el Foro Económico Mundial.

El informe, que analiza 16 economías latinoamericanas, admite que el crecimiento por sí mismo no será suficiente para frenar las desigualdades, uno de los desafíos que enfrenta la región, y reclama a los gobiernos políticas para impulsar la integración social.

Avance

Las mejoras económicas que experimentó América Latina en las últimas dos décadas se tradujeron en un mayor acceso de la población a la educación y en un incremento de las ayudas públicas que contribuyó a reducir la brecha entre los ingresos de trabajadores cualificados y no cualificados, pero el riesgo de exclusión persiste.

“Si bien el 2017 finalizó de manera optimista, marcando el fin de la recesión en Brasil y Argentina, el modesto aumento en la actividad económica y la eficiencia en los últimos cinco años y la tasa proyectada de crecimiento del 1.7%, para 2018 no resultarán suficientes para resolver las cuestiones de sustentabilidad de la región y permitir un sólido aumento en la media de los estándares de vida”, advierte el informe.

Reformas

Aunque la crisis complica aún a varios países de la región, “a medida que van saliendo de la recesión, deben aprovechar las oportunidades únicas que se les presentan para acelerar las reformas necesarias para lograrlo”, sostuvo la directora del Futuro del Progreso Económico y miembro ejecutivo del Foro, Margareta Drzeniek-Hanouz.

Las elecciones convocadas en varios países de la región en los próximos meses –Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica y México– constituyen, según el Foro, una oportunidad para que los gobiernos den prioridad a estrategias para reducir los niveles de desigualdad y asegurar el bienestar de las futuras generaciones.

Detalles

América Latina es todavía una de las regiones con mayores desigualdades del mundo. Por lo tanto, los enfoques económicos deben centrarse en el bienestar de futuras generaciones y en la inclusión como prioridades clave.

En los últimos cinco años, la deuda pública aumentó en todos los países de la región latinoamericana, en especial en Brasil (16%) y México (14.9%).

El índice de Desarrollo Integrador busca ofrecer a los líderes un diagnóstico más preciso de las economías, basándose en el crecimiento, pero también en la desigualdad, la deuda y cuestiones ambientales que enfrentarán las futuras generaciones.


LEAVE A REPLY