Tras el caso de desalojo de los buses interprovinciales de Fiori se dio un nuevo escenario, y es que los mismos transportistas empezaron a ocupar los espacios de los alrededores de lo que era el terminal y el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) dio plazo de 30 días para la formalización de las empresas.

Para el representante de la ONG Luz Ámbar, Luis Quispe Candia, dijo que hay conflictos en las normas de transportes del MTC, pues por un lado existe la Ley General de Tránsito y Transporte Terrestre que promueva la inversión en grandes terminales terrestres (Ley 27181, art. 8), como lo debería tener toda ciudad.

Mientras que, por otro lado, se tiene uno de los reglamentos de transporte, en el que se indica que las empresas pueden contar con un terminal propio.

“En todo Lima hay más de 300 terminales de transporte interprovincial en Lima, y en el caso de terminales, solo se tiene un gran terminal, en el caso de Lima Norte, porque en Yerbateros hay mucha informalidad alrededor y el Terminal La Molina, lo que se evidencia es la concertación entre las empresas de transportes, no se compiten en precios y eso no se debería dar”, mencionó.

En el sur, Luis Quispe, comentó que a lo largo de la Panamericana Sur se encuentran servicios informales, que evidentemente no muestra la seguridad, por lo que es necesario contar con un terminal.Libre competencia.

Fiscalización

“Contar con un terminal que no solo esté al norte de Lima (en Plaza Norte), que incluso podría estar en Puente Piedra o Ancón, al sur en Lurín y al este en Huachipa, ayudaría a contar con una mayor efectividad en la fiscalización de los buses por parte de Sutran.

Hoy son más de 13,000 buses de transporte interprovincial registrados en el MTC.

Terminal seco

Otro aspecto que resalta Luis Quispe Candia, es el número de empresas de transporte de carga, que suman alrededor de 7,000 empresas, con unas 156 mil unidades, para lo cual considera necesario la realización de terminales seco de carga


 

LEAVE A REPLY