El portavoz alterno de Fuerza Popular, Héctor Becerril, afirmó que “el clan Acuña está nervioso” por los avances en la investigación que realiza la Comisión Lava Jato y, por eso, la bancada de Alianza para el Progreso (APP) ha solicitado de manera formal la salida de la fujimorista Rosa Bartra de la presidencia de este grupo.

En comunicación con El Comercio, Becerril dijo que la comisión empezará en breve las pesquisas de las concesiones de los proyectos Chavimochic y Olmos que fueron entregados por los gobiernos regionales de La Libertad y Lambayeque a Odebrecht, respectivamente.

“No te olvides que César Acuña y su hermano Humberto han sido gobernadores en esas regiones, es decir, el clan Acuña está nervioso”, manifestó.

El parlamentario dijo que APP, partido de Acuña, quiere sacar a Bartra de la comisión, a pesar de que, según él, está “haciendo un buen trabajo”, con la finalidad de evitar ser investigados.

“Desde la bancada de Fuerza Popular les decimos a ellos que se tranquilicen, que respaldamos totalmente a Rosa Bartra por el buen trabajo que ha venido realizando”, subrayó.

Por su parte, el vocero titular de Fuerza Popular, Daniel Salaverry, señaló que en APP estarían “nerviosos” debido a que la Comisión Lava Jato empezaría a investigar el proyecto de irrigación Chavimochic.

“Es que se viene todo el tema de Chavimochic y Odebrecht en la Comisión Lava Jato, ¡por eso ya se empezaron a poner nerviosos! Mi respaldo a Rosa María Bartra que viene haciendo un gran trabajo”, escribió en Twitter.

Proyecto de Mulder sobre medios
En otro momento, Becerril dijo que su bancada aún no toma una posición colegiada sobre el proyecto de ley del aprista Mauricio Mulder, que propone prohibir toda la publicidad del Estado de los medios de comunicación privados.

Sin embargo, a título personal, Becerril indicó que no es correcto que el Estado sea el principal financista de algunos medios.

“Eso no es correcto, seguramente en el debate se va a llegar a un tema más intermedio, pero yo no pago mis impuestos para que estos vayan a los medios de comunicación, para que estos puedan subsistir con ese dinero. Hay medios que venden 300 ejemplares, pero siguen en el mercado”, refirió.

Becerril dijo que la iniciativa de Mulder, a su consideración, no atenta contra la libertad de prensa.

“Una empresa privada debe solventarse con sus recursos y el mercado, si no son capaces, entonces que cierre pues. No vengan a trabajar con el tema de ‘ah, no, es una ley mordaza’, estamos en una economía social de mercado”, concluyó.