Luego de la presentación del nuevo Gabinete Ministerial y la inestabilidad en el ámbito político, el banco de inversión JP Morgan modificó la proyección de crecimiento económico para el Perú al pasar del 4,4% al 4,2% para el presente año.

Además, lanzó las nuevas proyecciones para el déficit fiscal y para la emisión de deuda del mercado. Mientras que para el primero, se debería alcanzar el 3,5% del Producto Bruto Interno (PBI); se espera que para el segundo, no se supere el 1,5% del índice macroeconómico.

El banco de inversión señaló en su informe que, en el cuarto trimestre del año pasado, el crecimiento secuencial del PBI y su efecto de arrastre sufrieron tendencias a la baja; en cambio, el consumo privado y la inversión se atenuaron.

Sin embargo, la demanda externa tuvo observaciones positivas que, a su vez, mantuvieron proporción con el crecimiento de la actividad global.

En relación a la presentación del nuevo gabinete, JP Morgan no observa grandes cambios en comparación a los anteriores; no obstante, el título de “reconciliación” es visto con buenos ojos.

Así mismo, la posibilidad de un panorama con elecciones anticipadas es un hecho que se presenta con menos fuerza con el paso de los días, aseguran.

“Perú puede tolerar períodos de aversión prolongada de alto riesgo sin validar costos financieros más altos, recurriendo a una mayor deuda neta en lugar de deuda bruta”, finalizó el banco de inversión.