Van Gogh fue un artista único, a la vez que genio atormentado, que murió prematuramente a los 37 años por una herida de bala que se hizo él mismo supuestamente al dispararse en el estómago. Al menos esa es la versión oficial de su muerte. Llegó tarde a tomar contacto con el pincel, solo una década antes de abandonar este mundo, y dejó un legado de más de 900 pinturas y 1.600 dibujos, de los que solo logró vender un cuadro en vida. La calidad de su obra fue reconocida solo después de su trágica muerte, siendo catalogado como el padre del arte moderno.

Fotograma de la película de animación 'Loving Vincent',
Fotograma de la película de animación ‘Loving Vincent’, (Break Thru Films)

Su vida estuvo llena de altibajos y capítulos turbios y oscuros, aunque eso no le impidió desarrollar su talento. Este maestro del postimpresionismo de temperamento fuerte y mente inestable se enorgulleció de ser autodidacta y definió su juventud, que pasó entre diferentes internados, como “triste, fría y estéril”. Pasó por infinitos trabajos de los que fue despedido y se enamoró sin ser correspondido.

No fue el primer Vincent de la familia. Recibió el mismo nombre que le habían puesto a un hermano que nació muerto exactamente un año antes. Este acontecimiento marcó para siempre su relación con sus padres. Solo con su hermano pequeño Theo mantuvo una relación inquebrantable. Él fue el único que se mantuvo a su lado, le apoyó económicamente y trató de comprenderle cuando todo el mundo le daba la espalda por considerarle un fracasado.

Su existencia estuvo marcada por la depresión y los fuertes estados de angustia. Algo que la directora y licenciada en Bellas Artes polaca Dorota Kobiela conoce muy bien. Más que con las inquietas pinturas del loco del pelo rojo, la realizadora conectó con los sentimientos más profundos del neerlandés y se identificó con su entrega infinita a su arte cuando la depresión se apoderaba de la carrera artística de esta mujer. Quiso hacer un cortometraje de ocho minutos basado en el trabajo de Van Gogh, pero su marido, el productor británico Hugh Welchman, le insistió en llevar a cabo un homenaje más grande.

El resultado es una cinta experimental y totalmente original que lleva por nombre Loving Vincent, una titánica producción que se estrena en las salas el próximo 12 de enero distribuida por Karma Films y que se ha convertido en el primer filme pintado al óleo de la historia del cine. En él han participado 125 profesionales de todo el mundo que han pintado artesanalmente a mano más de 65.000 fotogramas animados que dan vida a los cuadros de Van Gogh recorriendo la misteriosa vida del pintor a través de las cartas que con frecuencia escribía a Theo.

En ‘Loving Vincent’ han participado 120 profesionales de todo el mundo que han pintado artesanalmente a mano más de 65.000 fotogramas

El largometraje fue inicialmente rodado con actores en sets de Londres y Polonia construidos con la apariencia real de los cuadros del artista y posteriormente pasó a ser pintado en lienzos, fotograma a fotograma. Un proyecto de enorme magnitud que mantuvo a Kobiela y a su equipo trabajando en este innovador formato durante más de cinco años. Y para lograr que la historia se desarrollara de forma fluida, cada segundo de la película, que tiene una duración de 95 minutos, necesitó de 12 cuadros pintados a mano. En total, 94 obras del máximo exponente del postimpresionismo aparecen de una manera muy similar al original y otros 31 son una representación parcial. De esta forma, La noche estrellada, El doctor Paul Gachet, Terraza de café por la noche o Trigal con cuervos pasan del lienzo a la gran pantalla en un montaje sin parangón.

Está claro que si no hubiera sido por la determinación de la pareja Kobiela-Welchman, el séptimo arte se habría perdido una obra maestra, un sueño de belleza abrumadora que embelesa al espectador gracias al poder visual de sus imágenes, creadas a base de gruesas y espesas pinceladas de vivos colores, y de una trama de tintes detectivescos que arranca con la misteriosa muerte de Van Gogh el 29 de julio de 1890.

Douglas Booth interpreta a Armand Roulin en 'Loving Vincent'
Douglas Booth interpreta a Armand Roulin en ‘Loving Vincent’ (BreakThru Productions)

Los directores se centran sobre todo en la investigación llevada a cabo por Steven Naifeh y Gregory White en 2011 y que plasmaron en el libro Van Gogh: The Life , que sostiene que el pintor no se suicidó, sino que fue disparado por René Secrétan, un adolescente que se divertía paseando por los campos vestido de vaquero mientras hacía prácticas de tiro. De esa incógnita aún por esclarecer bebe Loving Vincent, cuya trama podría decirse que es casi como un rompecabezas que comienza cuando Armand Roulin (Douglas Booth) recibe una carta de su padre, el cartero Joseph Roulin, para entregarla en mano en París al hermano de su amigo Vincent Van Gogh (Robert Gulaczyk).

Pero en la capital francesa no hay rastro de Theo y Armand inicia entonces un viaje a Auvers que le lleva a conocer y dialogar con diferentes personajes que estuvieron en contacto con el artista (la hija de los posaderos, Adeline Ravoux; el amigo y médico Dr. Gachet; la hija de éste, Margarita, interpretada por Saoirse Ronan; el ama de llaves; el barquero…) y, de esta manera, descubre cómo fue el hombre que se escondía detrás del genio.

'Loving Vincent' es un bello homenaje a la figura de Van Goghy su obra
‘Loving Vincent’ es un bello homenaje a la figura de Van Goghy su obra (BreakThru Films)

El largometraje combina de forma sorprendente una historia repleta de color chispeante y sombras oscuras que tejen un relato que se mueve a un ritmo trepidante con una cámara que fluye nerviosa, incapaz de parar de brindarnos esos trazos tan característicos de Van Gogh, que ahora cobran vida como por arte de magia, salpicando cada detalle de una sensibilidad exquisita. Y mientras, Armand intenta encontrar una respuesta concreta a la verdadera causa que llevó a la tumba al artista. Por que ¿cómo puede un hombre pasar de la tranquilidad al suicidio en solo seis semanas? ¿Por qué razón se iba a suicidar cuando todo empezaba a marchar mejor para él?.

En Loving Vincent observamos las lágrimas de un Theo desolado y los continuos flash backs que recuerdan un pasado doloroso protagonizado por el propio Vincent y dibujado en blanco y negro que contrasta con los alegres tonos del presente. Los grandes artistas no tienen el alma en paz y a Vincent el alma se le agitaba continuamente. “Quieres saber demasiado sobre su muerte, ¿qué sabes de su vida?”, le pregunta a Armand Margarita cuando éste no deja de interrogarla a cerca de su relación con el pintor.

Saoirse Ronan es Margarita, la hija del Dr. Gachet
Saoirse Ronan es Margarita, la hija del Dr. Gachet (BreakThru Productions)

Presentada en la sección Anima´t del Festival de Sitges, esta ópera prima no ha dejado de recoger los elogios de la crítica y el público allá donde se ha proyectado. Ganó en los Premios de Cine Europeo como mejor película de animación y ha obtenido 10 premios del público en festivales internacionales como el de Annecy, Doha o Vancouver, entre otros. Además, ha estado nominada a mejor cinta de animación en los Globos de Oro y seguro que tendrá su merecido hueco en los Oscar.

Mientras disfrutan del notable éxito de su primera película juntos, el matrimonio ya tiene nuevo reto a la vista, nada menos que un largometraje de terror, basado en las pinturas negras de Francisco de Goya.