Una tienda de Apple en Zúrich ha tenido que ser evacuada este martes, después de que la batería de un iPhone se sobrecalentara y reventara, hiriendo al técnico que manejaba el smartphone, y provocando una nube de humo que obligó a evacuar del recinto a más de 50 clientes y empleados, de los que siete han tenido que ser atendidos al resultar heridos de carácter leve.

La policía de Zúrich relató que la batería ha comenzado a sobrecalentarse rápidamente, quemando levemente la mano del técnico de Apple cuando estaba procediendo a su retirada del teléfono. Asimismo, el componente ha comenzado a expedir una gran cantidad de humo que ha hecho que se obligase a desalojar el comercio.

El personal de la tienda respondió a las instrucciones de seguridad correctamente y esparció arena de cuarzo sobre la batería sobrecalentada para que el humo pudiera contenerse y succionarse a través del sistema de ventilación, según la versión de la policía.

De momento, Apple no ha dado ninguna versión oficial de los hechos ocurridos en su tienda en Suiza. A finales de diciembre, la compañía reconoció que ralentiza intencionadamente los teléfonos más antiguos cuando se descarga una nueva actualización del software, pero defendió que lo hacía para alargar la batería de los móviles y evitar que se colapsasen.