La Contraloría detectó inconsistencias en el uso de 20 millones 808,157.37 de soles de las transferencias realizadas por el Instituto Peruano del Deporte (IPD) al Comité Olímpico Peruano para la organización de juegos deportivos entre enero de 2012 y diciembre de 2014.

La auditoría de cumplimiento realizada al Comité Olímpico señala que en el uso de esos recursos públicos no existe una rendición de cuentas sustentada. Afirma que en ese período el IPD, adscrito al Ministerio de Educación, transfirió al Comité Olímpico subvenciones por 185 millones 922,684.70 de soles para organizar la primera edición de los Juegos Deportivos Bolivarianos de Playa Lima 2012 y los 17° Juegos Bolivarianos 2013.

Asimismo, para los Juegos Sudamericanos de la Juventud 2013, para promover la participación de delegaciones deportivas nacionales en eventos internacionales e impulsar la candidatura del Perú como sede de los 18° Juegos Panamericanos 2019.