Final Portrait

0
236

Lo mejor: Un Rush desatado.

Lo peor: Un Rush, pues eso, demasiado desatado para esta película.

Por Jordi Costa

Cuando Alberto Giacometti le pidió a su amigo y biógrafo James Lord que permaneciese un par de días más en París para realizarle un retrato, quizá no estaba tan preocupado por gratificar a su interlocutor como por resolver un nuevo pulso personal con un siempre esquivo ideal artístico. Sobre esos dos días que, finalmente, se convirtieron en dos semanas levanta Stanley Tucci un quinto largo como director que, antes que evidenciar un claro interés por los secretos y claroscuros de la creación artística, lo que acaba haciendo es delatar sus propias limitaciones como retratista.

El sentido del espectáculo recae aquí sobre una de esas interpretaciones camaleónicas y pirotécnicas que Geoffrey Rush ha convertido en marca de fábrica: el problema es que su Alberto Giacometti, huraño, putero y despreocupado del vil metal, acaba pareciendo la versión high-class de un Celebrities televisivo inconfundiblemente chanante, contemplado por un Armie Hammer que parece un arqueo de ceja (o un maniquí de Cortefiel) hecho hombre. Divertido es, pero ¿se trataba de eso?



Dirección: Stanley Tucci

Reparto: Geoffrey Rush, Armie Hammer, Clémence Poésy, Tony Shalhoub, James Faulkner y Sylvie Testud

Título en V.O.: Final Portrait

Nacionalidades: Gran Bretaña Año: Fecha de estreno:

Duración: 90 min.

Género: Biopic

Color o en B/N: Color

Guion: Stanley Tucci

En 1964, en un viaje a París, el reconocido artista Alberto Giacometti, le sugiere a su amigo y escritor James Lord hacerle un retrato, proposición que Lord, halagado e intrigado acepta.


LEAVE A REPLY