Alberto Fujimori recuperó su libertad a través de un indulto humanitario

0
161

Libre. Alberto Fujimori ha salido libre sin cumplir su condena. Este domingo, el presidente de la República, Pedro Pablo Kuczynski, firmó el indulto humanitario para el exmandatario y en las próximas horas saldrá de la Dirección de Operaciones Especiales de la Policía (DIROES) luego de 10 años.

El Gobierno ha basado la decisión en la cada vez más deteriorada salud de Fujimori. Desde 1997 se viene tratando una lesión en la lengua, que en los últimos años lo ha obligado a internarse varias veces en el hospital. Además, debido al encierro y al estrés ha sufrido depresiones, taquicardias y gastritis severa, según sus médicos.

Tira y afloja

Desde que PPK ganó las elecciones en 2016, la familia del líder histórico del fujimorismo ha solicitado el indulto para que pueda pasar sus últimos días en casa, una decisión que el actual presidente dijo que estaba evaluando. Sin embargo, muchos críticos han asegurado que esta es una estrategia para obtener su libertad y permitirle volver al escenario político para impulsar la candidatura de su hija Keiko, quien ha perdido las últimas dos elecciones presidenciales.

Otros han dicho que esto favorecerá a su hijo Kenji, congresista de la República por Fuerza Popular, quien ha acusado recientemente a la mayoría de miembros de su bancada de no haber hecho nada para obtener la libertad de su padre, líder histórico del partido.

La página más reciente de esta historia se escribió en la reciente votación de la moción de vacancia presidencial. Fuerza Popular no alcanzó los votos necesarios porque Kenji Fujimori y otros nueve parlamentarios se abstuvieron. Según Héctor Becerril, el menor de los Fujimori negoció el indulto de su padre con el Gobierno a cambio de abstenerse.

El juicio del siglo

En abril de 2009, la Sala Penal Especial de la Corte Suprema condenó a Fujimori a 25 años de prisión tras determinar que fue autor mediato de homicidio calificado con alevosía, lesiones graves y secuestro agravado cometido por el Grupo Colina en Barrios Altos (1991) y en La Cantuta (1992), y por los secuestros del periodista Gustavo Gorriti y el empresario Samuel Dyer durante el autogolpe de abril de 1992. “Este tribunal declara que los cuatro cargos se encuentran probados más allá de toda duda razonable, y la sentencia es condenatoria”, indicó el juez César San Martín.

Atrás quedó el histriónico “Soy inocente” en la única declaración que hizo el expresidente durante el proceso. También fue sentenciado por suplantar a un fiscal para allanar ilegalmente la casa de Trinidad Becerra (esposa de Vladimiro Montesinos), de pagarle 15 millones de dólares a su ex asesor y por espionaje telefónico, pago a medios de comunicación y compra de congresistas. Todas fueron condenas menores a 8 años que ya se cumplieron.

Luces y sombras de su gestión

Fujimori fue elegido presidente del Perú en 1990 y luego de dos reelecciones gobernó hasta que renunció a su cargo en 2000 mediante un fax enviado desde Japón en lo que debió ser una escala después de una cumbre de APEC para luego ir a Panamá y regresar al Perú. El ex presidente es recordado por haber controlado la hiperinflación heredada del Gobierno aprista y convertir al Perú en un ejemplo para la comunidad financiera internacional.

Durante su administración fue detenido Abimael Guzmán, cabecilla de Sendero Luminoso, lo que significó el inicio del fin del grupo terrorista, el más sanguinario de la historia del país y uno de los más salvajes del mundo.

Sin embargo, su gestión también es reconocida como una de las más corruptas de la historia republicana y se le acusa de instaurar un régimen autoritario. Su exasesor Vladimiro Montesinos gastó cientos de millones de dólares para sobornar a empresarios, militares y políticos a cambio de su apoyo. Grabó cada uno de esos encuentros en cintas, que tras hacerse públicas fueron bautizadas como ‘vladivideos’.

Dinero oscuro

Según un Informe del Global de Corrupción de Transparencia Internacional (TI) publicado en 2011, Fujimori es el sexto gobernante más corrupto de la historia y le atribuye haberse apropiado de 600 millones de dólares. El ex fiscal Avelino Guillén dice que el expresidente y los funcionarios de su Gobierno se robaron en conjunto 6 mil millones de dólares de las arcas del Estado.

Todas estas acusaciones han sido negadas por la familia Fujimori, que asegura que él no tenía conocimiento del manejo oscuro de Montesinos ni de la corrupción a su alrededor. “Soy inocente” gritó Fujimori durante el juicio en su contra. Meses después, el Poder Judicial determinó que era culpable. Gracias al indulto, hoy está libre.


LEAVE A REPLY