Si te pareces en algo a mí, seguramente te hayas pasado la última semana soltando aleatoriamente gritos de Porg en medio de un silencio sepulcral. ¿Que, que no es eso normal? Prueba a trabajar desde casa. ¿Qué puedo decir? Los nuevos bichejos del Universo ‘Star Wars’ han acaparado la atención de los fans desde el D23. Y aunque muchos piensan que sólo es una estrategia de marketing para vender peluches en navidad, lo cierto es que están ahí por otro motivo.

‘Los Últimos Jedi’ se está lelvando bastantes palos por parte de los fans más puristas de la franquicia, pero por el momento los Porg no parecen ser uno de los motivos de discursión. Rian Johnson parece haber acertado de pleno con las aves espaciales. Pero lo cierto es que su creación fue necesaria para tapar la presencia de las aves reales durante el rodaje del film.

De acuerdo con el diseñador conceptual de criaturas Jake Lunt Davies, los autóctonosdel planeta Ahch-To fueron creados como una malla digital para camuflar a los frailecillos que vivían de verdad en la isla de Skellig Michael, localización donde trascurre realmente el entrenamiento de Rey. Tanto ruido hacían los frailecillos que al director no le quedó otra que improvisar una nueva especie.

“Por lo que he averiguado, Rian había ido a filmar esa secuencia en Skellig Michael, que es la ubicación real de la isla que representa a Ahch-To, y esa isla está cubierta de frailecillos”, dijo a través de StarWars.com “Es una reserva natural, y donde quiera que mires hay cientos de pájaros diseminados por el paisaje. Por lo que puedo deducir, Rian dio un giro creativo para ver como podía aprovechar esto”.

“No puedes eliminarlos. Es decir, fisicamente, no puedes deshacerte de ellos. Y eliminarlos digitalmente supone un problema y mucho más trabajo, así que sigamos con esto y juguemos con ellos. Y entonces creo que él pensó “bueno, esto es genial. Tengamos nuestra propia especie indígena”, añade explicando el proceso creativo. “Ya habíamos empezado a trabajar en los Cuidadores, que también fue una petición de Rian”.

“Y entonces nos llegó la noticia de que teníamos que crear a ‘gente frailecillo’. Y sí iba a haber esa raza de personas cuidadoras, pero también una especie de ave autóctona del planeta sagrado”, concluye su explicación el diseñador de criaturas. Así que ya veis, no sólo son adorables y capaces de enternecer al mismísimo Chewbacca. También son un recurso cinematográfico perfecto. Bravo por Rian Johnson.


LEAVE A REPLY