La revelación de los presuntos vínculos del presidente de la República, Pedro Pablo Kuczynski, con la constructora Odebrecht motivó el pedido de vacancia en su contra presentada esta mañana por 27 congresistas de Fuerza Popular, Frente Amplio, Alianza por el Progreso y el Apra. Pero este no es el único caso en la historia del Perú.

El especialista en derecho constitucional Samuel Abad explicó a RPP quiénes fueron estos mandatarios y cómo se llevaron a cabo estas destituciones.

La figura de la vacancia existe desde el siglo XIX y funciona como una válvula de escape ante situaciones de crisis.

Independencia insípida

El primer presidente vacado de la historia del Perú fue José de la Riva Agüero, en 1823. “En este caso, la consolidación de la independencia estaba todavía muy fresca y las pugnas políticas por posturas diferentes motivaron que el Congreso pidiera su vacancia por incapacidad moral”, señaló Abad.

De la Riva Agüero intentó hacer frente a esta decisión y empezar una guerra civil, pero antes de que pudiera ejecutar su plan, fue apresado y enviado al destierro en Guayaquil.

País en posguerra

El segundo mandatario ‘despedido’, Guillermo Billinghurst, fue cuestionado por sus ideas de centroizquierda en medio de un país todavía convulsionado por los estragos de la guerra con Chile.

“En este caso, también se aplicó la causal de incapacidad moral. Sin embargo, Billinghurst intentó disolver el Congreso y continuar en el poder. En respuesta, la oposición atacó el Palacio de Gobierno, lo apresó y envió a Iquique. En este enfrentamiento fue asesinado su ministro de guerra, el general Enrique Varela”, comentó el especialista RPP Noticias.

Para que se apruebe un pedido de vacancia se debe cumplir con una larga lista de requisitos. El último de ellos es que 87 de los 130 congresistas den luz verde al pedido.

Conflicto armado

En nuestra historia reciente las palabras “renuncia” o “vacancia” se relacionan mucho con el año 2000. El presidente Alberto Fujimori estaba en medio de serios cuestionamientos después de la difusión de los vladivideos, en los que el jefe del Servicio de Inteligencia Nacional (SIN), Vladimiro Montesinos, ofrecía y entregaba fajos de billetes para comprar medios de comunicación, congresistas y magistrados en favor del Gobierno.

“La situación esa época era bastante peculiar. Para empezar, se llevaron a cabo elecciones fraudulentas y eso generó que muchas instituciones cuestionaran la democracia. En medio del caso, Fujimori huyó a Japón y renunció por fax. El Congreso decidió no aceptar su renuncia porque esa actitud representaba razón suficiente para pedir su vacancia por incapacidad moral. Y lo hicieron. Como todo su gabinete fue elegido de manera ilegítima, debieron renunciar y finalmente fue el presidente del Congreso, Valentín Paniagua, quien asumió el cargo”, explicó Abad.

EL PEOR ESCENARIO

Sobre el caso más actual, el especialista analizó qué sería lo peor que podría pasar. “Está claro que que si el presidente no asume, su vicepresidente, en este caso, Martín Vizcarra debería reemplazarlo. Si por alguna razón, él está impedido de hacerlo, le tocaría esta responsabilidad a Mercedes Aráoz. Si ella tampoco puede hacerlo, debería asumirla el presidente del Congreso, Luis Galarreta, de Fuerza Popular, la mayoría parlamentaria. Esto generaría una tremenda desestabilidad política, incluso peor que la que ya estamos viviendo”, dijo.


LEAVE A REPLY