Martín Calderón

Fuerza Popular contactó a un grupo de personas de bajos recursos económicos en la región San Martín para hacerlas pasar como aportantes en la campaña del año 2011, aseguró un testigo protegido de la fiscalía.

El objetivo de este reclutamiento habría sido disfrazar el dinero que presuntamente aportó la empresa brasileña Odebrecht a la campaña electoral del 2011. Esa es la hipótesis que maneja el fiscal de lavado de activos José Domingo Pérez Gómez en la investigación que realiza a Keiko Fujimori y FP por lavado de activos.

Las revelaciones de este testigo, identificado con el código TP-2017-51-1, fueron presentadas al juez Richard Concepción Carhuancho para sustentar el allanamiento de los dos locales partidarios de Fuerza Popular, realizado el último jueves.

El testimonio dio más énfasis a los otros indicios presentados por la fiscalía: existencia de más libros contables que los exhibidos hasta ese momento por Fuerza Popular. La fiscalía describió que luego de cuatro meses de reiterados pedidos para que exhiba sus documentos contables, los representantes legales de FP presentaron copias de 8 libros contables, pero en la notaría Higa Nakamura se registra la legalización de 14 libros.

Ante esta información notarial, el 24 de noviembre la fiscalía logró que FP exhiba los originales de los libros que había presentadao en copia, procedió a incautarlos. Ahora, la pregunta es ¿dónde están los seis libros faltantes?

Adicionalmente, los libros originales incautados permitió establecer, según la fiscalía, que existen aportes declarados a la ONPE, pero que no aparecen en los documentos contables. Igualmente, facturas de publicidad electoral que tampoco aparecen registradas como gasto, ni en los libros contables ni ante la ONPE.

Además, aportantes que no muestran la solvencia económica para haber realizado aportes de miles de soles o que no recuerdan cómo lo hicieron. Tal era el cúmulo de evidencias que el juez Concepción Carhuancho nunca dudó en aprobar el allanamiento que se ejecutó el jueves último.

Testimonio

La República ha tenido acceso a la transcripción de la declaración del testigo protegido. Este personaje contó que después de las elecciones presidenciales del 2011, el ex candidato a la alcaldía del distrito de Nueva Cajamarca por Fuerza Popular, Nolberto Rimarachín Díaz, lo contactó para solicitarle que se haga pasar como aportante, a pedido de Reátegui.

“Luego de haber perdido la campaña la señora Keiko Fujimori, se comunica conmigo el señor Nolberto Rimarachín Díaz. Me dice que Rolando Reátegui quiere hablar con nosotros”, contó a la fiscalía.

“Concurro a la convocatoria –continúa su relato– y estaban reunidas unas ocho personas a quienes nos habían llamado. El señor Reátegui nos dice que se han excedido y no pueden sustentar sus gastos de campaña, y por eso nos dijo ‘vengo a decirles a ustedes que como gente de confianza se pongan como donantes del partido’. Ante esto yo pregunté al señor Reátegui que si no habría problemas, y el señor me dijo que no hay ningún problema, que solo quería sustentar en la ONPE”.

“Dicho esto –prosigue su declaración–, yo firmé dos papeles en blanco y me pidió la copia de mi DNI, y esos dos papeles hemos firmado todos los que estuvimos ahí. Estos documentos eran, según el señor Reátegui, para ponernos como aportantes de la campaña electoral del año 2011, y con esos documentos se fue a Tarapoto y yo no sé qué hizo con ellos”, agregó.

Citación fiscal

Seis años después, la fiscalía detectó irregularidades en los informes de Fuerza Popular que dan cuenta de sus aportes e ingresos de campaña y citó a un grupo de aportantes que les resultaron sospechosos.

Entre ellos se encontraba el ahora testigo protegido, que recibió la notificación de la fiscalía en noviembre pasado y, tras idas y vueltas, optó por confesar que nunca realizó ningún aporte.

El falso aporte que pretendía hacer pasar Fuerza Popular a nombre del testigo protegido es de 13.845 soles.

La República verificó que al menos otras 11 personas aparecen en el registro de aportes de Fuerza Popular con el mismo monto y la misma fecha de aporte, en la Región San Martín.

La fiscalía ha citado a declarar a los aportantes Ytalo Pachas Quiñones, Jorge Becerra Núñez, Yoni Rimarachín Vela, Irma Carranza Montenegro, Gregoria Vela Arista y Maya Castañón Dávila. Todos ellos aseguraron haber aportado.

Sin embargo, no muestran la suficiente solvencia económica para realizar ese aporte. Pachas declaró haber aportado 14.700 soles: Yoni Rimarachín afirmó haber aportado 5.000 dólares, Gregoria Vela aseguró que guardaba 20 mil soles en la cómoda de su casa y de allí sacó los 13.800; El 2010, Irma Carranza hizo un préstamo bancario de 10 mil soles, y al año siguiente aportó 13.800 que dijo tenía ahorrados en casa, en tanto Mayra Castañón declara haber realizado parrilladas con un grupo de amigos para reunir el aporte de 41.280 a Fuerza Popular.

En base a esas respuestas, la fiscalía concluyó que no cuentan con solvencia económica que permita dar credibilidad al monto aportado.

Diré la verdad

Uno de los citados para confirmar los aportes, fue el hoy testigo protegido. Le había dicho que no habría problemas y lo estaban citando y eso lo puso nervioso.

En su declaración señaló: “Llamé por teléfono a Nolberto Rimarachín y le dije que me ha llegado una notificación de Lima para que declare el 24 de noviembre por el delito de lavado de activos, y le hice recordar que sería por esos documentos que le firmamos en blanco a Reátegui en el año 2011. Él me dijo que también le había llegado (la notificación de la fiscalía)”.

Según su versión, Fuerza Popular pretendió interceder, a través de Rimarachín, para que brinde sus declaraciones ante la fiscalía de Moyobamba, y luego le ofreció dinero en dos oportunidades para que reconozca los aportes.

“El 20 de noviembre me llegó una citación para que declare en Moyobamba, pero no fui por la presión que me estaban haciendo los miembros del partido político Fuerza Popular, Nolberto Rimarachín e Ytalo Pachas Quiñones, quienes me decían que declare que sí había aportado dinero a la campaña. El señor Pachas me ofreció la suma de S/ 1.000 soles y que le dé mi cuenta para que deposite esa suma como viáticos para que vaya a declarar a Moyobamba y que diga que sí había aportado dinero al partido”, reveló.

Según su versión, se mantuvo firme en su decisión de no mentir ante la fiscalía de Moyobamba y por ello recibió una nueva propuesta de Rimarachín.

“El 3 de diciembre he recibido varias llamadas telefónicas de parte del señor Roberto Rimarachín a las 11:44 horas de la mañana. Me preguntó en donde estaba, yo le dije que estaba en Moyobamba con mi familia, me dijo que quería hablar conmigo (…) le habían dicho que había un dinero, que era para su hermano Guzmán, para él y para mí, yo le dije que de cuánto estamos hablando”, contó.

“Me dijo que de repente me estás grabando, aun así te digo que hay un dinero para ti. Me dijo que la suma ofrecida y que lo que tenía en su poder para darme era de 6.000 soles a cambio de que yo no venga a Lima, y que iban a pedir que yo declare en la fiscalía de Nueva Cajamarca, que hable que yo he aportado el dinero a la campaña de Keiko Fujimori, y que ellos me iban a buscar boletas y facturas para sustentar”.

El abogado Miro Toledo Gutiérrez, asesor legal del testigo protegido, aseguró a este diario que teme represalias contra el colaborador, luego que algunos medios revelaron su identidad.

Agregó que le recomendará que tome medidas de seguridad, entre ellas que salga de Moyobamba y se mude a la capital.

Viejo conocido

Rimarachín, señalado por el testigo como colaborador de Reátegui en el reclutamiento de falsos aportantes, está vinculado al fujimorismo desde el régimen de Alberto Fujimori.

Rimarachín fue elegido alcalde de Nueva Cajamarca en 1998 con el Movimiento Vamos Vecino, un partido político creado por el ex presidente Alberto Fujimori. Vamos Vecino fue acusado de falsificar 450 mil firmas en 1997 para lograr su inscripción política y participar en las elecciones municipales de 1998.

Tras la caída de Fujimori, Rimarachín continuó ligado al partido naranja y apoyó de manera activa las campañas de Keiko Fujimori. Incluso en sus redes sociales se jacta de tener una “confianza muy cercana” con la lideresa de Fuerza Popular.

Precisamente con ese partido volvió a tentar la alcaldía del distrito de Nueva Cajamarca en las elecciones del 2014, sin éxito. Rimarachín también aparece como aportante del partido naranja el 2011, con 13.845 soles. El testigo protegido de la fiscalía asegura que se trata de otro aporte falso.

La República buscó al congresista Reátegui para obtener sus descargos; sin embargo, personal de su despacho parlamentario informó que se encontraba en la región San Martín resolviendo asuntos familiares y no atenderían a la prensa. Más tarde, a través de su cuenta de Twitter negó las declaraciones del testigo protegido.

Descargos de FP

Chlimper. El secretario general de Fuerza Popular, José Chlimper, declaró en América TV que la fiscalía está tomando un primer informe de observaciones de la ONPE que ya fue aclarado, para establecer discrepancias.

Legalización. Chlimper señaló que no hay doble contabilidad ni libros faltantes. Afirma que algunos aportantes podrían negar aportes por rivalidades políticas y que se trata de aportes de pequeñas cantidades.

Diferencias entre los libros contables y reportes a la ONPE

El Ministerio Público detectó diferencias entre la información que Fuerza Popular presentó a la ONPE con la registrada en el “Libro de ingresos por aportes” original incautado el 24 de noviembre.

Siete aportantes identificados ante la ONPE no aparecen en los documentos contables, solo las cantidades. Entre estos aportantes aparecen Aires EIRL, Bello Briceño, Empresa Siderúrgica del Perú SAC, Andean Sun Produce, Takagi Co Ltd, Oscar Moritani Kutsuma y Carol Blanco Matzuno.

Ellos aportaron montos que fluctúan entre 10.000 y 214.000 soles a la campaña de Fuerza Popular en 2011.

Además, se ha encontrado una serie de facturas de publicidad en medios de comunicación que no aparecen registrados como gasto en los libros contables y se desconoce quién y con qué fondos se cancelaron.