Ayer a las nueve de la mañana comenzó la exposición del proyecto de ley del presupuesto de la República del 2018, que asciende a S/157.159 millones. La primera ministra Mercedes Aráoz dio inicio a la larga jornada que se extenderá hasta hoy.

Durante su intervención, la funcionaria resaltó que, dentro de las prioridades del fisco para el próximo año, se encuentra la reconstrucción con cambios; una iniciativa a la que se destinarán S/7.078 millones. Esto representa el 17% de los recursos totales para gastos de capital.

En tanto, y con miras a cerrar la brecha de infraestructura, se asignará cerca del 26% del presupuesto a estas obras. En ese sentido, para incrementar el stock de capital público, se tendrá 20,5% más dinero que en el 2017.

Otro de los puntos prioritarios es el sector educación, al que se destinan S/28.038 millones, 8,1% más que el año previo. Este dinero, explicó la premier, ayudará a fortalecer las capacidades de los docentes y directores, a mejorar la calidad del aprendizaje, consolidar la educación superior y mejorar la infraestructura educativa.

Además destacó que el proyecto de presupuesto contempla que el sueldo de los docentes no sea menor a S/2.000 mensuales, que está en línea con una de las promesas de campaña del presidente.

El siguiente sector prioritario para el Ejecutivo es el de salud, al que se destinarán S/16.373 millones. Ese monto es 18,7% superior a lo asignado en el presupuesto anterior.

Por su parte, saneamiento contaría con S/6.870 millones, priorizando la ejecución de proyectos de inversión de agua y alcantarillado en los ámbitos urbano y rural, y las transferencias para ejecución de proyectos de los gobiernos regionales, locales y entidades prestadoras de servicios de saneamiento, entre otras. Este rubro recibirá 23,3% más dinero que en el 2017.

Para vivienda y desarrollo urbano se prevé dar 7,4% más de recursos, sumando S/2.420 millones. De estos, S/940 millones serán destinados a la entrega de bonos habitacionales para vivienda nueva, mejoramiento de las ya existentes y construcción en sitio propio.

En el sector agropecuario –en el que el presupuesto asciende a S/5.340 millones– se priorizará el programa Sierra Azul, con S/350 millones. Además, se destinarán S/70 millones a la renovación de plantaciones de café (en el Fondo Agro Perú) y S/60 millones a la reconversión de cultivos en el Vraem, indicó también Aráoz.

LA VISIÓN DEL MEF

El proyecto de presupuesto es especialmente relevante para el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), quien confía en que el impulso fiscal será clave para lograr un crecimiento económico de 4% durante el próximo año.

Para Claudia Cooper, titular del MEF, el entorno externo también será un factor clave para la recuperación del 2018. Ello –dijo– debido a que, por primera vez en cinco años, tanto las economías emergentes como las avanzadas están dinámicas.

Además, la fortaleza macrofiscal del Perú es un plus clave, consideró. “Nuestro país ha sido el único en la región con un grado de inversión que ha mantenido su perspectiva crediticia”, apuntó.

De otro lado, señaló que en el frente interno se empieza a ver un punto de quiebre, liderado tanto por la inversión de los sectores privado y público. Resaltó, en particular, el dinamismo de doble dígito que la ejecución de proyectos del Gobierno ha mostrado en los últimos tres meses.

“Por primera vez en cuatro años veremos un crecimiento generalizado –tanto del sector privado como público– en sectores claves como construcción, manufactura, comercio y servicios”, dijo la ministra.

En esa línea, detalló que el mecanismo de obras por impuestos ha ayudado al sector a focalizar las inversiones hacia las regiones del país. De este modo, existen 1.300 proyectos en cartera que suman inversiones por más de S/7.000 millones en diversas provincias, comentó.

Además, Cooper resaltó que, entre enero y setiembre, los anuncios de inversión aumentaron un 42,2% respecto al mismo período del 2016.

INGRESOS FISCALES

Con respecto al fisco, la titular del MEF adelantó que los ingresos tributarios en el país crecerían el próximo año, luego de haber mostrado un descenso por cinco años consecutivos.

“Proyectamos un crecimiento de 0,4% del PBI para el 2018, lo que significará un aumento de los ingresos [tributarios] de S/11.400 millones respecto al 2017”, apuntó.

En ese sentido, subrayó la importancia de dinamizar el crecimiento del PBI para tener más recursos. Un aumento de 1% en el producto, estimó, aumenta los ingresos fiscales entre 1,1% y 1,2%. “Si la expansión de la actividad económica se acelera, ese incremento [de los ingresos tributarios] puede ser mayor”, sostuvo.

Por último, Cooper prevé que la normalización de las devoluciones de impuestos y la reducción de la evasión a lo largo de la cadena de valor contribuyan a elevar la recaudación.

LO QUE ESPERA EL MINSA

El Ministerio de Salud (Minsa) es uno de los sectores prioritarios en el país. En el proyecto de presupuesto para el 2018, se le asigna el 10,4% de todos los recursos para el año a este sector, y se espera poder alcanzar una elevada ejecución.

Durante la presentación del proyecto, el titular del Minsa, Fernando D’Alessio, señaló que durante el 2017 se alcanzaría una ejecución presupuestal del 96%.

En ese sentido, para el próximo año adelantó que esa elevada tasa de ejecución debería “al menos” mantenerse. Dentro de los planes que la cartera tiene para utilizar sus recursos, D’Alessio indicó que se apunta a construir 8.033 nuevos centros de salud a escala nacional.

Otros objetivos –dijo– son lograr una mejor distribución de insumos médicos y equipos; revalorizar los recursos humanos en salud, mejora y mantenimiento de la infraestructura; y luchar contra la corrupción en el sector.

Todo esto, según el funcionario, justifica el incremento de 18,7% en los recursos asignados para la salud. Por niveles de Gobierno, precisó que el gobierno nacional recibirá 20% más dinero que en el 2017, los gobiernos regionales tendrán 11% más, y finalmente los gobiernos locales obtendrían 9% más dinero.


LEAVE A REPLY