“La historia de cada emprendedor es distinta. Yo no pensé que sería emprendedora, pero sí me imaginaba vinculada en el mundo social”, comentó Mariana Costa, cofundadora y CEO de Laboratoria, durante su participación en el Perú Business Women Summit, evento organizado por El Comercio y El Dorado Investments.

La ejecutiva, que participó en el panel “La Mujer Emprendedora y los Nuevos Modelos de Negocio”, contó cómo nació su emprendimiento, que hoy tiene alcance internacional y que se dedica a formar como programadoras web a mujeres  que no han tenido la oportunidad de acceder a la educación técnica necesaria para desarrollar plataformas web.

Ante la pregunta de por qué Laboratoria se ha enfocado en formar únicamente a mujeres y no a hombres -planteada por Karen Weinberger, profesora principal de la Universidad del Pacífico y moderadora del panel-, Costa respondió que existían dos razones fundamentales.

LA BRECHA

La primera, a raíz de una brecha enorme que existe en el sector tecnológico. “Menos de 7% de programadores son mujeres. La brecha es gigante. Las mujeres ocupando roles técnicos son una marcadísima minoría por una serie de prejuicios”, destacó.

Añadió que para las empresas, esto tiene consecuencias graves por la falta de diversidad en la toma de decisiones; por ejemplo, al momento de lanzar productos para ambos sexos que no toman en cuenta sus necesidades. “Si solo tienes hombres, es muy difícil que puedas desarrollar una tecnología completa”, indicó.

LA AMENAZA

En segundo lugar, Costa precisó que existe una amenaza inminente en el mundo laboral para la estabilidad de las mujeres: la automatización de empleos, con ello desaparecerían muchas plazas y tipos de labores que viene ocupando la fuerza laboral femenina.

En esa línea, la fundadora de Laboratoria recordó que las mujeres están sobrerepresentadas en labores que a futuro pasarán a ser automatizadas, mientras que en otros rubros, como el tecnológico, hay una reducida cantidad de mujeres laborando.

LEAVE A REPLY