El Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, equipo responsable de los “Paradise Papers”, tuvo acceso a más de 13,4 millones de documentos de sociedades creadas o que operan en múltiples paraísos fiscales alrededor del mundo.

La nueva filtración de los llamados “Panamá Papers” se centra en Appleby, uno de los tres estudios de abogados de los hombres y compañías más poderosos del planeta, dedicado al armado y la administración de estructuras societarias offshore complejas.

Esta presentación saca a la luz detalles sobre la vida financiera de ricos y famosos. Incluye a más de 120 políticos, príncipes, empresarios, oligarcas, estrellas de Hollywood y deportistas de élite, al igual que de algunas de las más grandes multinacionales, y algunos de los bancos y universidades más reconocibles del mundo.

Expone, entre otros, los lazos entre Rusia y Wilbur Ross, el multimillonario secretario de comercio del presidente estadounidense Donald Trump; los negocios secretos de Stephen Bronfman, el principal recaudador de fondos del primer ministro canadiense Justin Trudeau. Así como también exhibe los intereses offshore de la reina Isabel de Inglaterra y de la reina Noor de Jordania, y los del ex presidente de la Asamblea General de la ONU, Sam Kutesa.

Los referidos documentos revelan también las inversiones del cofundador de Microsoft, Paul Allen; del fundador de eBay, Pierre Omidyar, en las islas Caimán; las acciones de Madonna en una compañía de suministros médicos; y las acciones del cantante pop y activista social Bono en una compañía registrada en Malta que invirtió en un centro comercial en Lituania.

Del mundo corporativo, se descubre algunos de los grandes clientes de Appleby como son las multinacionales Apple, Nike o Uber, y bancos como Citigroup, HSBC y Credit Suisse.


LEAVE A REPLY