“… eran abusivas con nosotras, de vez en cuando nos daban comida y nos descontaban todo (…). El dinero se lo agarraban y a nosotras no nos daban ni un sol (…), la señora me quitó mi documento de identidad con el fin de retenerme en su local”. L.O.H., víctima de trata en Madre de Dios.

En el Perú, la trata de personas es un problema que se presenta a nivel rural y urbano, y en el que las mujeres, ya sean niñas, adolescentes o adultas, son las víctimas más frecuentes.

La Defensoría del Pueblo ha realizado un estudio sobre trata de personas con fines de explotación sexual en agravio de mujeres adultas. Al analizar los datos, esta entidad ha encontrado apenas 16 casos (8 expedientes judiciales y 8 carpetas fiscales) sobre este delito entre los años 2009 y 2015 en siete departamentos: Madre de Dios, Cusco, Piura, Lambayeque, Pasco, Huánuco y Lima (2.521 casos en total).

Estos departamentos representan las zonas donde la trata con fines de explotación laboral se presenta con mayor incidencia.

En cuanto a los 16 casos, se descubrió que 12 mujeres víctimas (75%) tenían entre 18 y 25 años; las otras cuatro (25%) habían culminado la educación básica regular, y 6 eran madres de familia.

También se supo que 10 de las víctimas fueron encontradas en hoteles o centros de masajes, siendo estos últimos locales los lugares donde las explotaban sexualmente.

Pero la situación es más grave aún. De acuerdo con las cifras del Observatorio de Criminalidad del Ministerio Público, entre el 2009 y el 2016 hubo un registro de 4 mil 274 casos de trata de personas, pero apenas 14 tratantes fueron procesados, según los expedientes judiciales que halló la Defensoría.

Y de estos 14 sujetos procesados, solo uno fue condenado por delito expreso de trata de personas. Los otros 13 lo fueron por delitos relacionados a la trata como rufianismo o favorecimiento a la prostitución, los cuales tienen penas menores.

“A nivel del número de tratantes procesados, para la Policía Nacional solo el 7% correspondía al delito de trata, para el Ministerio Público un 36% lo era y el Poder Judicial sentenció a un 7% en función de este delito. Es por ello que la Defensoría recomienda a los operadores de justicia que exista una determinación clara de la naturaleza del delito de trata de personas y su bien jurídico protegido, para diferenciarlo de otros delitos relacionados, y se pueda así castigar el delito de forma contundente”, argumentó Yuri Marcelo, comisionada de la Adjuntía para los Derechos de la Mujer de la Defensoría del Pueblo.

“Cada operador de justicia debe hacer lo que le corresponde”

-“En algún lado el sistema falla, puede ser de lado de la Fiscalía, de la Policía, o del propio Poder Judicial si es que hay lentitud. El estudio definitivamente nos va a motivar a mejorar el trabajo”, comentó al respecto Duberlí Rodríguez, presidente del Poder Judicial.

-Agregó que cada operador de justicia debe hacer lo que le corresponde ya que el Poder Judicial, al estar en la parte final del circuito, no puede actuar de oficio.

-“Tenemos un juzgado en Puerto Maldonado al que se le amplió la competencia no solo para el delito de trata sino de trabajo forzado, que es otro tipo de violencia”, expresó el magistrado.

foto


LEAVE A REPLY