Un supermercado de la cadena Walmart  fue el tétrico escenario de un crimen que ya viene cobrándose dos vidas