Titular de la Defensoría dijo que aplicación de la pena capital en casos de violación obligaría al Perú de alejarse de la Convención Americana de Derechos Humanos.

El defensor del Pueblo, Walter Gutiérrez, recordó que restituir la pena de muerte en el país por casos de violación, “obligaría al Perú a renunciar a la Convención Americana de Derechos Humanos”.

El funcionario explicó que en la Constitución del 79’ se restringió la aplicación de la pena capital al delito de traición de la patria. Tras este antecedente el Estado peruano se encuentra impedido de ampliar este tipo de condena.

Gutiérrez puntualizó que en un escenario donde se apruebe esta posibilidad, la salida del Perú del organismo internacional se daría de forma inmediata. Posteriormente la aplicación de la norma tardía un año más.

También se recuerda que en 1994 la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)emitió opinión consultiva sobre la posibilidad de aplicar la pena de muerte en nuestro territorio. La respuesta fue clara: el Perú no podía ampliar esta forma de condena.

“Un retiro de la Convención nos dejaría fuera del Sistema Interamericano de Protección de Derechos Humanos, debido a que no es posible denunciar solo un artículo de la misma”, anota un informe que cita la Defensoría.

El defensor del Pueblo finalmente expresó que, de acuerdo a la experiencia internacional, estos proyectos que pretende impulsar el fujimorismo “no contribuyen a la reducción de estos delitos”. Valoró que la verdadera atención del ilícito pasa por una efectiva imposición de las penas.


LEAVE A REPLY