Patricia Castro Obando

La nueva estrella de la salud y la belleza en Beijing se llama palta. “Lista para llevar y lista para beber”, los jugos y batidos de palta son la última tendencia de las campañas de promoción de este producto. Se expenden en pequeños puestos instalados en los patios de los monumentales centros comerciales, como Solana, un ‘mall’ dirigido a consumidores de clase media y alta. Allí, la Oficina Comercial del Perú en Beijing (OCEX Beijing), en cooperación con Barra de Jugos Jazcu, la juguería de mayor demanda en la capital, organizó recientemente un evento de promoción de palta peruana.

“El objetivo principal ha sido difundir el origen del producto, posicionar en la mente del consumidor local que el Perú produce palta de alta calidad y buen sabor”, explicó Diana Pita Rodríguez, consejera de OCEX Beijing.

HISTORIA VERDE
La presentación de jugos y batidos es apenas otra de las facetas de la palta en China, que hace una década era una desconocida para el consumidor local. El producto apenas se movía en el circuito de hoteles de lujo y restaurantes extranjeros.

El nombre que recibió en idioma chino demuestra lo extraña que era la palta en este país. Por su sabor, textura y apariencia se le llama oficialmente “la fruta de la grasa de la vaca”, “la fruta mantequilla” o “la pera de cocodrilo”. Su debut empezó en las plataformas orientadas a la venta de productos agrícolas importados, tras los escándalos que se desataron en el sector local de alimentos.

Los importadores chinos de alimentos aprovecharon esta coyuntura para promocionar diversos productos, entre ellos la palta, lanzando campañas de promoción y degustación, en asociación con supermercados y redes sociales locales. El principal problema que detectaron fue que el consumidor local no sabía cómo ni cuándo comer una palta.

Muy pronto este fruto se adaptó al gusto local. En el norte de China se prefiere trozos de palta en sopas picantes, pizzas o con arroz, mientras que para untar se acompaña de salsa de soya. Los batidos y jugos de palta se combinan con yogurt, leche, pera, naranja y coco.

Para orientar al cliente que no veía con buenos ojos el tono oscuro de una palta madura y en un principio la consumía verde, los distribuidores incluyen empaques con imágenes que muestran todas sus etapas hasta que se puede comer. Además, se han construido invernaderos en Beijing para ofrecer el grado exacto de maduración que solicita la red de compradores.

Hasta la famosa cadena de comida rápida KFC se sumó a la moda, añadiendo el producto en sus sánguches y wraps para promocionarlos como alternativa sana.

HACIA EL ESTRELLATO
México, Chile y el Perú son los países que exportan palta a China. Mientras que el primero tiene una década en el mercado chino, el Perú recién ingresó en el 2015, con la suscripción del protocolo que permite la exportación de paltas peruanas a este país asiático. Según la aduana china, el año pasado México perdió el liderazgo y se quedó con un 40% de la cuota del mercado, Chile terminó en 46%, mientras que el Perú, con apenas un año en China, alcanzó un 14%.

Desde principios de este año, la situación se torna ventajosa para el Perú. De enero a agosto, las importaciones chinas del producto peruano suman 6’128.864 toneladas, superando a Chile y México, en similar período. Si la tendencia continúa, se prevé que culminarán el año en paridad de cuota de mercado con los otros dos proveedores latinoamericanos.


LEAVE A REPLY