La influencia de Mozart

0
56

Es verdad que el gran Wolfgang Amadeus Mozart jamás liberó un país o libró una guerra acompañado de esclavos para proclamar su independencia o la de otros pueblos; él era un músico que incursionaba en distintas áreas de la disciplina, pero nada más. No intentamos restarle mérito a su labor excepcional como músico, más bien, buscamos resaltar que fue ese el único oficio que conocemos en el que fue transcendental históricamente, aunque su misteriosa muerte también ha contribuido a su fama.

Mozart murió muy joven por una supuesta enfermedad. Se sospechó de Antonio Salieri, pero dichas teorías sólo estaban basadas en el morbo que generaba su rivalidad en la comunidad europea; aunque su muerte, siendo tan joven, aún tiene una pizca de desconcierto.

Es curioso cómo los mitos se edifican día a día. Así pasa con los músicos, gobernantes, militares y escritores. De los músicos, se tomaba aquella cualidad que los hacía únicos y se resalta cada vez más con los años. De Mozart siempre se hace referencia a su talento “sobrenatural” para escribir, componer y tocar. Dicha cualidad es objeto de una especie de “codicia sana” entre la gente que lo estudia y lo tiene como influencia musical.

Entonces, ¿quién es Mozart hoy en día? Un gran músico, un gran maestro (aunque sea de forma indirecta) y una gran referencia para aquellas personas que desean tener un poco de su talento y desean ser tan buenos como él. ¿Es pretencioso usar a Mozart como ejemplo de inspiración, a sabiendas de su mito? Quizá, pues hablamos de un personaje al que la historia siempre lo describe con cierto romance y encanto por su gran habilidad como un Dios musical que nació con todas las herramientas para ser gigantesco, pero que en realidad no sucedió de ese modo.

Mozart comenzó a escribir obras desde muy pequeño pero, basados en modelos de la época, no fue su originalidad la que sorprendió, sino su habilidad para asimilar dichos modelos siendo tan joven. Mozart creció en un entorno musical y eso le otorgó herramientas que empleó posteriormente. No es un Dios o Semi-Dios, como suele describírsele a veces; un ejemplo ocurrió en la película Amadeus, un filme en el que se muestra a un intocable y talentoso Mozart y a un Antonio Salieri, gran compositor, como aquel músico lleno de envidia por el artista, que pasaba su existencia viendo cómo crecía su mito aun después de haber muerto.


LEAVE A REPLY